martes, 21 de septiembre de 2010

PABLO NERUDA, GUARANÍME



PABLO NERUDA, GUARANÍME
Ohai: David Galeano Olivera
Leer original (hacer clic) en: http://groups.google.com.py/group/guarani-nee/web/pablo-neruda-guaranme

Ricardo Eliécer Neftalí Reyes Basoalto, upéi ojeherova’ekue Pablo Neruda, heñoi’akue Parral, Chile-pe; ára 12 jasypokôi ary 1904-pe; itúva herava’ekue José del Carmen Reyes Morales ha omba’apo mba’yjuápe; isýkatu Rosa Basoalto Opazo, mbo’ehára, omanova’ekue Neruda heñói riremínte. Ricardo Eliécer Neftalí Reyes Basoalto, quien luego escribiría con el seudónimo de Pablo Neruda; nació en Parral, Chile; el día 12 de julio del año 1904. Su padre fue José del Carmen Reyes Morales, empleado ferroviario; y su madre fue Rosa Basoalto Opazo, docente, quien murió poco tiempo después del nacimiento de Neruda.
Ary 1906-pe ova Temuco-pe. Upépe itúva omendajeýkuri Trinidad Candia Marverde-re. Neruda imandu’a ko isy’angáre umi iñe’êpotýpe ha hero ichupe mamadre. Upépe ha’e oñemoarandúkuri Liceo de Hombres-pe ha avei omoherakuâ umi iñe’êpoty tenondere kuatiahaipyre La Mañana-pe. Ary 1919-pe hembiapo hérava “Nocturno ideal” osê tenda mbohapyhápe Juegos Florales de Maule-pe. En el año 1906 se mudó a Temuco. Allí su padre contrajo matrimonio con Trinidad Candia Marverde. Neruda recuerda a esta madrastra en varios de sus poemas, con el nombre de Mamadre. Cursó sus estudios en el Liceo de Hombres de dicha ciudad y allí publicó sus primeros poemas en el diario La Mañana. En el año 1919 ganó, con su poema “Nocturno ideal”, el tercer premio en los Juegos Florales de Maule.
Ary 1921-pe oho oiko Táva Santiago-pe ha oñemoarandu Francés Mbo’ekuaakatúpe, Chile Mbo’ehaovusúpe. Upépe, iñe’êpoty “La canción de fiesta” osê tenda peteîháme Fiesta de la Primavera-pe. Ary 1923-pe onohê yvytu pepóre hembiapo hérava “Crepusculario” ha opavavénte omomba’eguasúva. En el año 1921 pasó a vivir en la Ciudad de Santiago, donde estudió Didáctica en Francés en la Universidad de Chile. Allí su obra “La canción de fiesta” logró el primer premio de la Fiesta de la Primavera. En el año 1923, publicó “Crepusculario”, muy apreciada por todos.
Ary 1924-pe, Editorial Nascimento rupive, hembiapo hérava “Veinte poemas de amor y una canción desesperada” ohechákuri ara resa. Upéi, ary 1926-pe, onohêkuri mbohapy aranduka: “El habitante y su esperanza”, “Anillos” ha “Tentativa del hombre infinito”. En el año 1924 la Editorial Nascimento publicó sus “Veinte poemas de amor y una canción desesperada”. Posteriormente, en el año 1926, publicó tres libros: “El habitante y su esperanza”, “Anillos” y “Tentativa del hombre infinito”.
Ary 1927 oiko ichugui Tetâ Remimondo ha oho, ñepyrûrâme, Birmania-pe. Upéicha, ou ha ohohápe, oikuaajepe Federico García Lorca ha Rafael Alberti-pe. Ary 1945-pe ohupyty pe mba’e guasuete hérava Premio Nacional ñe’êporâhaipyre rehegua. Ary 1950-pe onohê yvytu pepóre hembiapo hérava “Canto general”, ha uperiregua “Los versos del capitán” (1952); “Las uvas y el viento” ha “Odas elementales” (1954); ha “Estravagario” (1958). Ary 1971 ohupyty ambue mba’e tuichavéva hérava Premio Nobel ñe’êporâhaipyre rehegua. Omanoriréma oñenohêkuri, ary 1974-pe, hembiasakue hérava “Confieso que he vivido”. En el año 1927 inició su rol de diplomático, en Birmania. En sus idas y vueltas conoció Federico García Lorca y Rafael Alberti. En el año 1945 fue distinguido con el Premio Nacional de Literatura. En el año 1950 publicó “Canto General”, al cual siguieron “Los versos del capitán” (1952), “Las uvas y el viento” y “Odas elementales” (1954); y “Estravagario” (1958). En el año 1971 recibió el Premio Nobel de Literatura. Luego de su muerte, en 1974, se publicaron sus memorias con el título “Confieso que he vivido”.
Ojeheýikuri Santiago de Chile-pe, ára 23 jasyporundy ary 1983-pe. Murió en Santiago de Chile, el día 23 de septiembre del año 1973.

NDENTEVOI REJE’APO
TÚ ERES EL RESULTADO DE TI MISMO
Ani rekaguai ndejehe. Ani rejahéi avavére ndentevoi ha’égui upe reje’apóva
Reje’apo haĝua tekotevê ndevoi reñemoneî ndejupe
Rehechakuaávo rejavyhague reñepyrûjey’arâ reguata remyatyrô rire ne rembiapo vai
Ava reko porâ niko heñóiva mba’evai tanimbukuégui
Ani rekaguai nde rekoha térâ nde jerére oikóvare, heta oî upérupi ne rendaguetépe oñakarapu’âva’ekue
Tekokatu térâ tekomarâ heñói ndénte reipotágui ha ne korasô omoneígui
Opa mba’e vai rehasávagui rejapova’erâ peteî tembipuru nepytyvôkuaáva ñorairôháme
Ani reñembyasy ne mboriahu, ne’año térâ nandepo’áhaguére, embohovakéke umívape ha upekuévo rehechakuaáta umi mba’e ouha ne rembiapokuégui ha umíva rehe reñemotenondeva’erâha
Ani ndepy’arô nendivevoi, ha ani rembohasa ambue akâ ári mba’e ndéve ojehúva, ejehechakuaa ko’áĝa ỹramo reñembotavýta ku mitâ oñembotavyháicha ijupe. Opaite ára niko iporâ reñepyrûjey haĝua ha ndaipori pa’û, peteîmínte jepe, ere haĝua nderehupytymo’âiha ne rembipota
Anive reñembotavy ndejupe, nde ha’e opa mba’e ypy, ndepypentevoi heñói umi ne rembipota, ne mba’embyasy, nde py’amirî
Añetehápe, ndentevoi upe rejekuaaporâ’ỹva ndejupe, upe hekokatu’ỹva, ndentevoi, avave ndaikatúi ojapo umi mba’e nderérape
Aníke nderesarái, opaite mba’e ojehúva ndéve ko’áĝa heñói nde reko ymavépe; ha upéicha avei, ne renonderâ oñemopyenda nde reko ko’aĝaguápe
Arandu rekávo tekotevê rejesareko umi imbaretévare, umi ikatupyrývare, eha’â umi ipy’aguasúvape, umi ipyapývape, umi akóinte itenondevévape, umi heko’apysêva’ekue opaite mba’erasýgui
Ani rejepy’apyeterei umi ne apañuâire, emombareteve uvei ne rembiapo ha rehechakuaáta mba’éichapa umi apañuâi oguéta ijehegui
Akóinte nereñoijeyva’erâ opaite mba’erasy rehasava’ekuégui ha emombaretévo jerovia ndejehe remokechêta taha’eha’éva mba’evaípe
Emaña ndejehe ha embohysýi umi mba’e nemombaretéva: nde rekopu’aka, ne rembipota ha ne py’akangy reikuaa porâ haĝua mávapa nde
Nemandu’ava’erâ ndepype oîha pu’aka ijojaha’ỹva opaite mba’e apoharâ, reikuaaporâvo nde rekosâsoha ha ikatuha ndepu’aka opaite mba’ére, nde ndaha’emo’âvéima po’a rembipuru nde ha’égui nde rekove renonderâ jára
Ha avave ndaikatúi nemyengovia nde rekove renonderâ apópe. Epu’â ha ejesareko yvytyrusúre ha nepytuhêke arasê pýri, nde ha’égui tekove mbarete pytu
Upévare, epáy, eguata, eñorairô ha katuete netenondéta ko arapýpe
Ani rejeko po’áre, péva akóinte oîgui umi ipy’amirîva rekopýpe

No culpes a nadie, nunca te quejes de nadie porque fundamentalmente tú has hecho tu vida.
Acepta la responsabilidad de edificarte a ti mismo, el valor de acusarte en el fracaso para volver a empezar, corrigiéndote.
El triunfo del verdadero hombre surge de las cenizas del error.
Nunca te quejes del ambiente o de los que te rodean, hay quienes en tu mismo lugar supieron vencer. Las circunstancias son buenas o malas según la voluntad o fortaleza de tu corazón.
Aprende a convertir toda situación difícil en un arma para luchar.
No te quejes de la pobreza, de tu soledad o de tu suerte, enfréntalos con valor y acepta que de una o otra forma son el resultado de tus actos y la prueba que has de ganar.
No te amargues con tus propios fracasos, ni se los cargues a otros, acéptate ahora o seguirás justificándote como un niño. Recuerda que cualquier momento es bueno para comenzar y que ninguno es tan terrible para claudicar.
Deja ya de engañarte, eres la causa de ti mismo, de tu necesidad, de tu dolor, de tu fracaso.
Si tú has sido el ignorante, el irresponsable, tú únicamente tú, nadie puede haber sido por ti.
No olvides que la causa de tu presente es tu pasado, como la causa de tu futuro es tu presente.
Aprende de los fuertes, de los audaces, imita a los valientes, a los enérgicos, a los vencedores, a quienes vencieron a pesar de todo.
Piensa menos en los problemas y más en tu trabajo y los problemas sin alimento morirán.
Aprende a nacer desde el dolor y a ser grande, que es el más grande de los obstáculos.
Mírate al espejo de ti mismo. Comienza a ser sincero contigo mismo reconociéndote por tu valor, por tu voluntad y por tu debilidad para justificarte.
Recuerda que dentro de ti hay una fuerza que todo puede hacerlo, reconociéndote a ti más libre y más fuerte dejarás de ser un títere de las circunstancias, porque tú eres tu destino. Y nadie puede sustituirte en la construcción de tu propio destino. Levántate y mira por las montañas y respira la luz del amanecer, tú eres parte de la fuerza de la vida.
Ahora despierta, camina, lucha, decídete y triunfarás en la vida.
Nunca pienses en la suerte, por que la suerte es el pretexto de los fracasados.

Rehendusérô Pablo Neruda rembihai “Poema 20”, ehesakutu ko’ápe: http://www.youtube.com/watch?v=7BFaNDesLSw

Rehendusérô Pablo Neruda-pe oñe’ê jave, ehesakutu ko’ápe: http://www.youtube.com/watch?v=9w5v8MonCu8&feature=related


“Ikatukuaa oñekytîmbaite yvotykuéra áĝakatu avave ndaikatumo’âi ojoko arapoty” (Neruda)

“Podrán cortar todas las flores pero no podrán detener la primavera” (Neruda)