jueves, 30 de septiembre de 2010

KARAI OCTUBRE HA JOPARA



EL KARAI OCTUBRE Y EL JOPARA
Ohai: David Galeano Olivera
Ver con imagen (hacer clic) en: http://cafehistoria.ning.com/profiles/blogs/karai-octubre-y-jopara

El 1 de octubre, se revive en el Paraguay una tradición anual, muy arraigada y conocida. En efecto, con el inicio de este décimo mes también saldrá del monte un mítico personaje llamado Karai Octubre. Hombre descalzo y de rasgos duros, ataviado a la usanza del campesino paraguayo; con un sombrero de paja y portando un desafiante arreador (látigo) de ysypo. Ko 1 jasypa, ñane retâme ojegueromandu’ajeýta peteî jepokuaa mbarete ojaitypóva ha opavave oikuaáva. Upeichaite, oñepyrûvo ko jasypa osêta ka’aguýgui peteî ava imba’ekuaáva hérava Karai Octubre. Kuimba’e oikóva pynandi, hovasy ha oñemonde Paraguáiva: akâo kapi’i ha avei oguerekóva peteî tejuruguái ipópe.

Todos sabemos que octubre es el mes más dificil antes que la tierra comience a ofrecer masivamente sus productos: maíz, mandioca, frutas, etc, devolviendo de esa manera la abundancia a los hombres. Es un mes de sensible carestía. Solamente las familias previsoras podrán sobrellevar estos momentos difíciles. De allí también la tradición de preparar un suculento y abundante jopara tomando como ingredientes los casi únicos productos disponibles, el locro (o el locrillo) y el poroto; que acompañados de verduras: zapallo, cebolla, tomate y cilantro; y mucho queso paraguay; son hervidos por varias horas hasta que, a punto, se convierta en uno de los platos típicos más apreciados y deliciosos del país. Opavave jaikuaa jasypápe ojehasa’asyha oparupiete ha upéi ae yvy oñepyrûjeytaha ome’ê opaichagua temitỹ: avati, mandi’o, yva ha ambuéva. Jasypápe ndaiporiguasuvéima hi’upyrâ. Umi oñembosako’iva’ekue añoite ikatúta ombohovái hekopete ko’â ára vai. Upégui ou peteî jepokuaa tuja he’íva ojejapova’erâha peteî tuicha ha héva jopara ha ipype oñemoîva’erâha locro térâ locrillo ha heseve kumanda ha avei kurapepê, sevói, tomáte, kuratû ha kesu paraguái. Umíva oñembopupu are porâ ha, áĝa oîmbávo, oikóta ichugui pe tembi’u ojehecharamove ha hevéva ñane retâme.

El hervido se hace en la olla de hierro, con fuego de carbón o leña, en el tradicional brasero. La faena para preparar el jopara lleva prácticamente toda la mañana; y al lado se hará hervir la mandioca que se convertirá en el acompañante más indicado para el jopara. La tradición campesina nos muestra anualmente, a toda la familia reunida ese día en torno a la mesa, a la siesta, para consumir el jopara y la humeante mandioca, a modo de preparación para soportar este mes de carencias. Pe ñembopupu niko ojejapo peteî japepópe -kuarepotígui ijapopyréva- oñemboguapýva tatapỹi térâ jepe’a akuporâva ári. Jopara apo niko oñepyrû kuarahy resêre. Ijyképe avei oñembopupu mandi’o ojepurútava tembi’u týraramo. Upe árape, okaháre, jajuhúta opaite oikóva peteî ogapýpe, asaje jave, oñemboja ha oguapyha oñondivepa ha okaru tuicha porâ hikuái, hyvatâmbóte peve. Péicha jeko oñembohovaiva’erâ ko jasy ijetu’úva.

Y a esa hora, saldrá el karai Octubre a recorrer todos los hogares para asegurar un año de abundancia o de pobreza. Aquellos hogares despreocupados donde nadie coma en abundancia o donde la comida es pobre, recibirán la maldición de tener que soportar un año de pobreza; en tanto que, aquellos hogares que presenten a la familia unida y comiendo a sus anchas, serán hogares bendecidos por la abundancia y la felicidad. Ha upe asaje pukukue javeve ndaje Karai Octubre oikundaha oparupiete ome’êvo po’a umi oñembosako’iva’ekuépe; ha oha’uvô haĝua umi oñembotavyva’ekuépe. Umi ndojapoiva’ekue mba’eve ha ndorokóiva hi’upyrâ, imboriahu ha ohasa’asýta upe ary; ha katu umi oñembosako’iva’ekue ha ojapóva jopara, ohasaporâta upe ary; ndohasamo’âi hikuái ñembyahýi ha oikóta vy’apavême.

No obstante la “modernidad” dificulta en algo la elaboración del jopara siguiendo el ritual antes mencionado; es por eso que esa fecha, en los centros urbanos -donde la gente trabaja en las oficinas y ya no tiene el largo tiempo necesario para preparar el jopara- ocurrirá un fenómeno nuevo pero interesante: al mediodía todos concurrirán a los mercados municipales o centros gastronómicos a solicitar su plato de jopara. Es así que estos centros comerciales prepararán litros y litros de jopara para poder satisfacer la gran demanda que habrá en el día. Sin temor a equívocos, es seguro, que los numerosos paraguayos diseminados por todo el mundo también prepararán el jopara, a fin de esperar un tiempo nuevo, de abundancia o aunque sea por el solo hecho de “cumplir” con una de las tradiciones imperecederas del país, dándole vigencia… no importa donde; lo que demuestra que, pese a todo, la tradición continúa. Ko’áĝa rupi hetápe, oikóva tavaguasuháre, hasyvéma ojapo haĝua upe jopara okaháre ojajapoháicha; upévare, upe árape, jahecháta mba’apoharakuérape osêrô imba’apohágui sapy’aitemi, ohekávo ñemuhaguasu térâ tembi’u’aporenda, ha upépe ojeruréta hikuái pe jopara hetéva. Umírupi hetaiterei ojejapóta jopara ikatuhaĝuáicha ohupyty opavavépe. Upeichaite avei ojehúta umi ñane retâygua ambue tetâre oikóva rehe. Katuete niko ojapóta hikuái upe jopara, ohenonde’a haĝua peteî ary neporâ ha henyhêva po’águi; térâ katu, ojapóta hikuái upe tembi’u imandu’amívontejepe pe jepokuaa tujaitére, ombojeguáva ñane reko tee.

Después de todo lo expuesto, les deseo a todos un cordial “a buen tiempo” a la hora de servirse su gran plato de jopara. Opa ko’â mba’e rire, hi’âiteva’erâ opavavépe ohupyty pe jopara, po’a reruha.

Maitei horyvéva opavavépe

David Galeano Olivera (ATENEO Motenondehára)
davidgaleanoolivera@gmail.com
ateneoguarani@tigo.com.py

1 comentario:

Elizabeth dijo...

hola busco infomación sobre el guaraní. Me podrian decir en que universidades se enseña traducción y en que idiomas se puede ser nombrado traductor público y Traductor público matriculado. Gracias