miércoles, 30 de enero de 2013

LOUIS PASTEUR REMBIASAKUE



LOUIS PASTEUR-GUIGUA REMBIASAKUE – ANÉCDOTA ACERCA DE LOUIS PASTEUR
Ohai Guaraníme: David Galeano Olivera
Hecho ocurrido en 1892, verdadero, extraído de una biografía.
Ko mba’e ojehúkuri 1892-pe, añetegua, oñenohêkuri peteî tekohaipyrégui.
Louis Pasteur
Un señor de unos 70 años viajaba en un transporte teniendo sentado a su lado a un joven universitario que leía su libro de Ciencias. El caballero también leía un libro de portada negra. Fue cuando el joven percibió que se trataba de la Biblia y que estaba abierta en el Evangelio de Marcos.
Peteî karai orekóva 70 ary rupi ohohína peteî mba’yrúpe ha ijykére oguapy peteî mitârusu mbo’ehaovusupegua temimbo’e omoñe’êva iñaranduka Tembikuaaty rehegua. Karai avei omoñe’ê ohóvo peteî aranduka ijapehûva. Mitârusu ohechakuaákuri upe aranduka ha’eha Biblia ha ojepe’aha Marcos rembihaípe.
El muchacho interrumpió la lectura del viejo y le preguntó:
-“Señor, ¿usted todavía cree en ese libro lleno de fábulas y cuentos?”.
-“Sí, mas no es un libro de cuentos, es la Palabra de Dios, o ¿estoy equivocado?”.
-“Pero claro que lo está. Creo que usted señor debería estudiar Historia Universal y verá que la Revolución Francesa, ocurrida hace más de 100 años, mostró la miopía de la religión. Solamente personas sin cultura todavía creen que Dios hizo el mundo en 6 días. Usted señor debería conocer un poco más lo que los Científicos dicen de todo eso”.
-“Y... ¿es eso mismo lo que los científicos dicen sobre la Biblia?”, preguntó el viejo.
-“Como voy a bajar en la próxima estación, no tengo tiempo de explicarle. Déme su tarjeta para mandarle material sobre este tema”, respondió el joven al anciano.
Mitârusu ojoko pe tujami moñe’ê ha oporandu:
-“Karai, ¿ndépiko reguerovia gueterei pe aranduka henyhêva morangu ha ñemombe’úgui?”.
-“Aguerovia, hákatu kóvango ndaha’é ñemombe’urei aranduka, kóvango Tupâ ñe’ê, térâpa ajavy”.
-“Héê, rejavy. Chénteko ha’e nde remoñe’êva’erâha Arapy Rembiasakue ha upépe rehechakuaáta Revolución Francesa, ojehuva’ekue 100 ary rasamíma, ohechaukahague jeroviakatu vyroreiha. Tapicha tavýnte oguerovia gueterei Tupâ ojapohague yvóra 6 árape. Ndéngo reñeha’âva’erâ reikuaamive mba’épa he’i umi tembikuaatyhára umi mba’ére”.
-“Ha… ¿umíva umi mba’épiko he’i umi tembikuaatyhára Biblia-pe ojehaívare?”, oporandu tujami.
-“Aguejýtagui ambue japytatahápe, nda’ijavéima chéve amyesakâ haĝua ndéve. Eme’êna chéve ne kuatia’atâ’i ikatuhaĝuáicha amoĝuahê ndéve heta marandu ko mba’e rehegua”, ombohovái tujamími upe mitârusu.
El anciano entonces, con mucha paciencia, sacó su tarjeta y se la dio al muchacho. Cuando éste leyó lo que allí decía se sobresaltó y salió cabizbajo. En la tarjeta decía: Profesor Doctor Louis Pasteur, Director General del Instituto de Investigaciones Científicas. Universidad Nacional de Francia.
Upérô tujami, mbeguekatumi, onohê ikuatia’atâ’i ha ome’ê mitârusúpe. Kóva omoñe’êvo hese he’íva oñemondýi ha ñakâitýpe oho. Kuatia’atâ’íre he’i: Mbo’ehára Tembikuaajára Louis Pasteur, Tembikuaareka Renda Motenondehára. Francia Retâ Mbo’ehaovusu.

“Un poco de ciencia nos aparta de Dios. Mucha, nos aproxima”. Dr. Louis Pasteur (1822 – 1895)
“Michî jave tembikuaaty ñanemomombyry Tupâgui. Heta jave, ñanemo’aĝui”. Tkj. Louis Pasteur (1822 – 1895)

ooo000ooo

Leer la REVOLUCIÓN FRANCESA, GUARANÍME en (http://cafehistoria.ning.com/profiles/blogs/revolucion-francesa-gua...)