miércoles, 14 de septiembre de 2016

EL PEOR ATENTADO - ALEX NOGUERA - DIARIO LA NACIÓN

EL PEOR ATENTADO (CONTRA LA LENGUA GUARANI)
Por Alex Noguera - Editor / Periodista
12 de setiembre de 2016
   El último día laboral de la semana que pasó, el viernes, nos regaló la noticia mediática y hollywoodiense de dos atentados contra medios de comunicación: La Jornada de Ciudad del Este y Radio Amambay de Pedro Juan Caballero. Apenas horas antes, en esa ciudad también habían intentado asesinar a un policía frente a un colegio público y para completar el panorama la Senad se incautó de casi 400 kg de cocaína en Yasy Cañy, valorados en US$ 70 millones. Todo en un solo día, y en todos los casos los malhechores fueron ineptos, a tal punto de que el único muerto fue un sicario.

   El lunes, sin embargo, el show no fue de película como los anteriores. El atentado fue silencioso, como una inyección letal. Esta vez la jeringa contenía un veneno llamado “d, f, ll”, tres letras que la Academia de la Lengua Guaraní “aprobaba” con beneplácito generalizado, engañando, pues quien más quien menos siente orgullo de nuestro idioma nativo. Incluso la última producción cinematográfica nacional lleva de nombre Guaraní y hasta aún resuenan los elogios de la prensa extranjera que, con admiración “descubría” el guaraní en ocasión de la visita papal.

   Cuando con alegría todos pensábamos que la presentación de la novedad sería para bien, cuando confiamos en que la Academia analizaba profundamente los pro y contra para finalmente socializar una nueva regla y que con el cambio se fortalecería el querido idioma autóctono, la felicidad se desinfló como un globo pinchado.

   Denuncian que la Academia faltó a la ley, a su propio estatuto, pues aprobó entre cuatro paredes la incorporación de esas tres letras. Todo se hizo rápidamente y ni siquiera se convocó a una audiencia pública para consultar su parecer a los afectados directos que son los docentes.

   Enterado de la inclusión, una eminencia en el idioma, David Galeano, renunció porque dijo que no será cómplice de la muerte del guaraní. La explicación que él da es que la introducción de estas letras –u otras– acrecienta el jopara, lo que conduce a que cada día se reduzca más el guaraní.

   Según Galeano, el 5 de noviembre del 2015, la Academia trató como punto 1 la continuación del alfabeto actualmente vigente y por unanimidad se aprobó el alfabeto con las 33 letras. Como punto 2 se propuso la incorporación de 4 letras: d, f, ll y x. Para aprobar el cambio eran necesarios dos tercios de los 20 presentes, es decir, 13 votos, pero solo alcanzaron 11, por lo que se rechazó la propuesta de incorporar las letras.

   La mayoría no aceptó el resultado y durante varias sesiones insistieron con la incorporación, pero la votación había sido de 11 a 9. Llegaron incluso a declarar un cuarto intermedio interminable y el acta de la sesión del 5 de noviembre nunca se cerró porque a toda costa querían incluir las 4 letras como parte del acta de aquella sesión.

   Hay fechas que quedan como vergüenza en la historia, como aquel 7 de marzo de 1870, seis días después de asesinado el mariscal López y con Paraguay ocupado y vejado por las fuerzas aliadas, el entonces presidente Rivarola prohibía hablar el guaraní, decreto mediante.

   Hace 30 años ni siquiera había docentes de guaraní, sin embargo personas idealistas –sin apoyo del Estado– recorrieron el Paraguay de punta a punta para promocionar y realizar la correcta difusión del guaraní. Y hoy en el país existen más de 25.000 profesores del idioma y más de 85.000 personas estudiaron el curso básico.

   Con trabajo solidario incluso se dotó al idioma nativo con una casa, Guarani Róga, en Fernando de la Mora. Gratuitamente crearon Wikipedia Guarani y también gratuitamente tradujeron el navegador Mozilla Firefox, cuya versión guaraní se llama “Aguaratata”, que insumió la traducción de 42.000 palabras, sin contar otras 102.000 que la semana pasada se empezaron a traducir para el Libre Office.

   El guaraní hoy se visibiliza en el mundo, incluso Laura Pausini en su última presentación prometió a su público un show “mbarete”, sin embargo cada vez menos jóvenes lo hablan. Los propios profesores denuncian que la enseñanza es perjudicial y desfasada. Insisten en que el guaraní debe ser aprendido de manera lúdica, con juegos, cantos, poesías, cuentos, juegos interactivos en internet. También que debe igualarse la carga horaria ya que el castellano tiene 5 horas semanales y el guaraní apenas 2 horas.

   El guaraní es de interés nacional y el Estado debe ocuparse. Es urgente la reestructuración de su enseñanza.

Leer original en el DIARIO LA NACIÓN, en (http://www.lanacion.com.py/2016/09/12/el-peor-atentado/)