domingo, 20 de octubre de 2013

FERNANDO HA ALEJANDRO ARAMBOTY PETEÎHA

¡¡¡FELIZ CUMPLEAÑOS FERNADO Y ALEJANDRO!!!

21 de octubre de 2013
Por: Edgar David Galeano Núñez

       Hace un año, inicié una nueva carrera que solamente la vida y la naturaleza nos pueden otorgar, una carrera que se puede considerar en forma universal como una Facultad Humanitaria o más bien en experiencias o acciones que las vamos a llevar en el vivir diario hasta el final de nuestros días. Aclaro que esta carrera la llevo en compañía de mi Señora Esposa.

       Antes de iniciar esta etapa hemos experimentado momentos únicos en nuestro matrimonio, y esos momentos solamente se puede experimentar o vivir en el embarazo de una mujer, en este caso: el embarazo de mi Esposa. Momentos únicos que los guardaré en lo más profundo de mi corazón.

       No prometo ser breve sino más bien seré bien extensivo en mis expresiones:

       Cuando confirmamos que mi Esposa estaba embarazada todo fue lindo y pura alegría para toda la familia, es ahí donde nació la ilusión y a la vez las intrigas o dudas acerca de como sería su rostro o a quien de los padres se le parecería.

       Recuerdo bien un día jueves 19 de abril de 2012 cuando tuvimos turno para sacar la primera ecografía del bebé, antes de salir de casa, yo le había dicho a mi Esposa “ojalá que nuestro bebé tenga dentro de poco un hermanito para hacerle compañía en sus travesuras”; llegamos al hospital y entre largas horas de espera, llegó el turno de mi Esposa para su ingreso al consultorio, yo quedé aguardando en la sala de espera mientras mi Esposa consultaba y se hacía la ecografía (no permitían que otra persona ingrese ni el padre, solamente las embarazadas), luego llaman desde el consultorio diciendo ¡Señor Galeano!, sinceramente me pegué un susto porque cuando ingresé al consultorio encontré a mi Esposa llorando, pero al preguntar yo qué estaba pasando, el Doctor encargado de hacer la Ecografía me dijo que no me preocupe que solo estaba emocionada. Conversando con el Doctor, entré en confianza, hasta que finalmente me hizo una pregunta diciéndome ¿Cuántos hijos tiene planificado tener con su Esposa? Y yo le respondí: Me gustaría tener 3 hijos, ni bien terminé de decirle eso, el Doctor me dijo lo siguiente: “Entonces Don Galeano ahora solo falta un bebé nomás porque vienen 2 bebés en camino, aclarándome que eran mellizos”. Sinceramente me quedé con la boca abierta pero a la vez estaba muy feliz, no podía creer lo que estaba ocurriendo, fue increíble escuchar dos latidos de corazones en forma simultánea. Yo no paraba de sonreir, la alegría y la emoción me invadieron en todo sentido pero a la vez me preocupaba la gran responsabilidad que implicaba tener 2 bebés al mismo tiempo, había algo de temor que sentía por dentro; fue entonces que recordé los Principios de un Código Moral el cual, desde aquel momento, asumí como un estilo propio de vida:

       “Si el Gran Arquitecto del Universo te da un hijo, dale gracias; pero tiembla por el depósito que te confía, porque en lo sucesivo, tú serás para ese niño la imagen de la Divinidad. Haz que hasta los diez años te tema; hasta los veinte, te ame; y hasta la muerte te respete. Hasta los diez años, sé su maestro; hasta los veinte, su padre; y hasta la muerte, su amigo. Enséñale ante todo buenos principios; y después, bellas maneras. Que te deba una doctrina esclarecida, mejor que una frívola elegancia. Que sea mejor un hombre honrado, que un hombre hábil”. Me dije que siempre tendría presentes esos principios.

       Disfrutamos al máximo esos nueve meses que a mi parecer fueron eternos. Creo que fui excesivamente sobre protector con mi Esposa, ya que siempre le pedía que no haga nada sin mí, trataba de ser lo más delicado posible para que ella se sintiera cómoda y también conversaba con mis bebés mientras se movían en la panza de su mamá.

       Finalmente llegó el día que estaba marcado para el nacimiento de mis pequeños Fernando Julián y Alejandro David, no olvido que ese día un domingo 21 de octubre de 2012, vino una tormenta y menos mal salimos con los bolsones preparados, llegamos al hospital pero se nos complicaron algunas circunstancias que se nos presentaron mientras estábamos en camino, las cuales me pusieron nervioso y ansioso a la vez.

       Una vez que ingresamos al Hospital hicimos las documentaciones correspondientes para la internación de mi Esposa ya que el parto sería por Cesárea. Mientras pasaban las horas, la ansiedad me atacaba hasta que por fin nacieron los principes más esperados de la casa; Fernando nació con 3.640 Kg. a las 09:20 AM y Alejandro nació 3.570 Kg. a las 09:24 AM. Lo que más me alegró fue que nacieron sanitos sin ninguna complicación de salud.

       A partir de aquel día me sentí el hombre más feliz del mundo y lo sigo siendo, tengo todo lo que siempre quise, ya no puedo pedir nada a la vida, me siento completo. Creo que estoy atravesando el estado de TEKOKATU (vida perfecta o estado de plenitud) como dicen los Guarani. Hoy día me considero un Gerente Familiar, tengo una Bella Esposa y dos hermosos Hijos.

       A mis hijos quiero dejarles estas palabras esperando que oportunamente las lean en un próximo futuro:

       -No prometo impedir que tropiecen ni estar pegado a ustedes para asistirles en la caída, estorbaría mi excesiva protección y les haría extremadamente dependientes, pero prometo estar ahí, para cuidar sus raspones.

       -No prometo caerles bien en todo momento, a veces no les gustará lo que yo diga o lo que yo haga porque tengo la obligación de guiarles por el camino correcto, pero prometo que no los maltrataré y no los humillaré cuando los corrija.

       -No prometo solucionar sus problemas, aunque lo haría todo por ustedes. La solución estará en manos de ustedes y no en las mias pero prometo ayudarles en lo posible y escucharles cuando quieran desahogarse.

       -No prometo que serán niños mimados a la larga les haría mucho daño pero les prometo que serán mis niños mimados.

       -POR ULTIMO HIJOS MIOS, NO PROMETO SER UN PADRE PERFECTO, PERO SÍ PROMETO DESDE LO MÁS PROFUNDO DE MI CORAZÓN PONER TODO MI AMOR EN EL INTENTO.

¡¡¡FELIZ CUMPLEAÑOS HIJOS MIOS!!!
¡¡¡FELIZ CUMPLEAÑOS FERNANDO!!!
¡¡¡ FELIZ CUMPLEAÑOS ALEJANDRO!!!
LES AMO CON TODA MI VIDA.
GRACIAS MI AMOR POR DARME UNOS HERMOSOS HIJOS.
CON AMOR…
PAPÁ.


Alejandro ha Fernando