lunes, 30 de abril de 2012

DÍA DEL OBRERO - MBA'APOHÁRA ÁRA

MBA’APOHÁRA ÁRA: 1 JASYPO DÍA DEL OBRERO: 1 DE MAYO Ohai: David Galeano Olivera Leer original (hacer clic) en: http://cafehistoria.ning.com/profiles/blogs/dia-del-obrero-guaranime Leer también en: http://dgaleanolivera.wordpress.com/dia-del-obrero-guaranime/ Ára 1 jasypo niko Mba’apohára Ára ha oñemomorâ haimete opaite tetâme ko yvy ape ári. El día 1 de mayo es el Día del Obrero o Trabajador y es celebrado en casi todos los países de la tierra. Ko ára ojeporavókuri 1889, París, Francia-pe, oikórôguare peteî Mba’apohára Ava’atyrekoguáva Amandaje, ojegueromandu’ávo umi mba’apohára ojejukava’ekue Chicago, Estados Unidos-pe, ojerurehaguére poapy aravo omba’apo haĝua, ára ha ára, imba’apohápe. Upérô umi mba’apohára omotenondékuri peteî mba’apo’ỹ tuicháva oñepyrûva’ekue ára 1 jasypo 1886-pe; ha upévare ojeporavókuri 1 jasypo Mba’apohára Árarô. La fecha quedó establecida en 1889, en París, Francia; en ocasión del Congreso Obrero Socialista reunido -entre otros- en homenaje a los Mártires de Chicago, Estados Unidos; ejecutados por reclamar la jornada laboral de ocho horas, durante una huelga que se inició el 1 de mayo de 1886; siendo esa la razón por la cual se eligió el 1 de mayo como Día del Obrero. Mba’apoharakuéra rembijerure tuichavéva niko pe, ára ha ára, oñemba’apo haĝua 8 aravo añónte; oñemoañetévo pe temiandu roky porâite he’íva “poapy aravo mba’aporâ, poapy aravo képe ĝuarâ ha poapy aravo ogapýpe ĝuarâ”. Upérô oîva’ekue tapicha omba’apóva 18 aravo hamba’e ha hekorembiguáimava ỹramo katu ohupyty chupekuéra pe virupe’a tuicha tuicháva. Ary 1886-pe, karai Andrew Johnson, EEUU retâ ruvicha; omboguapy kuatiáre mba’apohárakuéra omba’apova’erâha 8 aravo añónte ñavô ára. Una de las reivindicaciones de los trabajadores fue la jornada laboral diaria de 8 horas; de manera a hacer realidad la sabia frase “ocho horas para el trabajo, ocho horas para dormir y ocho horas para la casa”. En ese tiempo, existían personas que trabajaban hasta 18 horas bajo un régimen de esclavitud o que en su defecto debían multas elevadas. En el año 1886, el Presidente Norteamericano Andrew Johnson promulgó la Ley Ingersoll, otorgando las 8 horas de jornada laboral diaria. ¡HETA VY’APAVÊ MAYMA MBA’APOHÁRAPE HI’ÁRAPE! ¡FELICITACIONES A TODOS LOS TRABAJADORES EN SU DÍA! ooo000ooo MBA’APOGUIGUA TEMIANDU – REFLEXIONES SOBRE EL TRABAJO Hasta Dios trabajo seis días y descansó el séptimo Ñande Ru niko jepe omba’apókuri poteî ára ha opytu’u ára pokôiháme Con el sudor de la frente, ganarás el pan de cada día Nde syva ry’ái rupi ruhupytýta ne rembi’urâ ára ha ára El trabajo no deshonra Mba’apo nañande’apo’íri Nada cae del cielo, todo se obtiene mediante el trabajo Ndaipóri mba’e ho’areíva yvágagui, oimíva guive jahupytyva’erâ mba’apo rupive Si alguien no quiere trabajar que tampoco coma Oîramo peteî nomba’aposéiva anínte okaru avei Solamente quien trabaja conoce el valor real de las cosas Omba’apóva añoiténte pe oikuaaporâva opa mba’e repykue Quien trabaja con mano floja será persona de escasos recursos Tapicha omba’apóva po kangy reheve ha’e áva sa’i ombyatýtava hekovépe Todo trabajo debe ser pagado debidamente Opaite mba’e apóre oñehepyme’êva’erâ hekopete La falta de trabajo, la pobreza y la miseria tiene su origen en la injusticia Mba’aporâ pore’ŷ, mboriahu ha teko’asy niko heñói hikuái tekojoja’ŷgui El trabajo jamás debe esclavizar a nadie Mba’apo araka’eve ndojapoiva’erâ tembiguái avavégui Por los frutos que produce conocerás al verdadero trabajador Umi hi’a rupive reikuaaporâta peteî mba’apohára añetetépe Siempre debés trabajar para vivir dignamente Akóinte remba’apova’erâ reikokatusérô El trabajo es salud Mba’apo ñanemohesâi ooo000ooo OMBA’APÓVA PURAHÉI Ohai: Julián Paredes (Táva Paraguay, 1945) I Mba’eténimbo oikopáta mboriahúgui jaivaíma, Ku ipohyipohyietéva jaisu’u ko’ê guive Hasypa ñande rete, pytu jaikuaa’va, Yma jahechave’ỹva, hepyetéva ty’aikue. II Hi’âitéku ñandeave jareko pe iporâmíva, Hetavéku oikoreíva ipotî tapiaite; Piko upéicharô ñande ku ty’áipe’anga jaikóva Mba’eha pe iporâmíva ndikatúi ñamonde III Naneko’ê repyrâigui reho nde uru rendápe Ndereko marangatúpe reipotágui virumi, Ha oime mitâmimi nderehénte jepokápe Neruĝuatî torypápe noimo’âi rejurei IV Nde rova rovarei rembyasy ko ne retâme Reikoha tekotevême ha’etéma tyre’ỹ; Nde ahy’ópe ndejuvy reikoháre mba’apópe Pytagua mba’erâitére ku rekái rechyryry V Ikatu ko’êrôite ñainupâ itukumbokuépe Tojeity ñemba’apópe avei ñande jave Jekaru perepere ndohasái ñane retâme Ku kyra apasusûme ha’ekuérante oikove VI Mba’eha nipo urukuéra nohendúi ko’â ja’éva Ajevérô omba’apóva mba’evérô ku ndoikói; Ohendúrô naimo’âi ko tetâ ipoguypekuéra Ko ty’ái hepyetéva michîmi nañamokâi