miércoles, 7 de agosto de 2013

SAN CAYETANO, GUARANÍME

SAN CAYETANO, GUARANÍME
Ohai: David Galeano Olivera

San Cayetano nació en Vicenza, Venecia, Italia, en el año 1480 sin conocerse la fecha exacta de su nacimiento. Su padre fue el Gaspar de Thiene y su madre María di Porto. Su padre falleció cuando sus hijos eran pequeños. Kajetáno Marangatu niko heñoi’akue Vicenza, Venecia, Italia retâme, ary 1480-pe, ojekuaa’ŷre mba’e araitépa heñóikuri. Itúva herava’ekue Gaspar de Thiene ha isýkatu María di Porto. Itúva omanókuri iñemoñarekuéra okakuaapa mboyve.


En el año 1504 estudió Teología y Derecho Civil y Canónico en la Universidad de Padua y en el año 1506 se trasladó a Roma para realizar estudios sacerdotales, siendo nombrado secretario privado del Papa Julio II, quien muere en el año 1513; tras lo cual Cayetano abandonó el cargo y estudió durante 3 años para ser sacerdote. Ary 1504-pe oñemoarandúkuri Tupâkuaaty ha Tavaygua ha Tupâmba’e Léipe Padua Mbo’ehaovusúpe ha ary 1506-pe ohóraka’e Roma-pe oñemoarandúvo pa’irâ ha upérô ojeporavókuri Papa Julio II pytyvôhárarô ha péva omano rire ary 1513-pe, Kajetáno oheja pe mba’apo ha oñemoarandúkuri mbohapy ary pukukue pa’irâ.

Fundó en Roma una asociación de clérigos denominada Cofradía del Amor Divino y posteriormente regresó a Vicenza donde ingresó al Oratorio de San Jerónimo para trabajar por las personas menos favorecidas, como los pobres y enfermos incurables del hospital. Lo mismo realizó en Venecia a la que se trasladó en el año 1520. Cayetano era pudiente y siempre ayudó a los pobres. También fundó, en Roma, la Congregación de los Teatinos, aprobada por Clemente VII, que tenía como finalidad -entre otras- la renovación del clero, la predicación de la sana doctrina y el cuidado de los enfermos. Roma-pe omoheñóikuri peteî tupârembiguái aty hérava Tupâ Mborayhu Aty ha upéi ojevy Vicenza-pe ha oike San Jerónimo Tupâópe oipytyvô haĝua tapicha imboriahuvévape ha umi hasykatuetévape oîva tasyópe. Upeichaite avei ojapo Venecia-pe ohohaguépe ary 1520-pe. Kajetáno niko ipirapire heta ha akóinte ipojera oikotevêvéva ndive. Avei omoheñóikuri, Roma-pe, Teatino-kuéra Atyvusu, Clemente VII ñemoneíre, omba’apo haĝua -hetave mba’e apytépe- tupârembiguái atykuéra ñembopyahúpe, Ñandejára ñe’ê marangatu myasâime ha hasykatúva ñeñangarekópe.      

Luego de mucho esfuerzo y trabajo en beneficio de sus semejantes sobre todo de los más necesitados, Cayetano cayó enfermo en el año 1547. Los médicos le aconsejaron poner un colchón sobre su cama de tablas, a lo que él respondió: "Mi salvador murió en la cruz; dejadme pues, morir también sobre un madero". Cayetano murió en Nápoles a la edad de 77 años, el domingo 7 de agosto de 1547. Heta oñeha’â ha omba’apo rire hapichakuéra oikotevêvéva rayhupápe, Kajetáno hasykatúkuri ary 1547-pe. Pohânoharakuéra he’íkuri chupe omoî haĝua peteî kochô hupa yvyra ári ha ha’e ombohováikuri: “Chepysyrôháraniko omanókuri kurusúre ha che, upévare, amanose avei yvyra ári”. Kajetáno niko omanókuri Napoles-pe orekórô 77 ary, arateî 7 jasypoapy ary 1547-pe.

Cayetano fue canonizado en el año 1671 después que la comisión encargada terminara de examinar rigurosamente los numerosos milagros. Kajetáno-gui oiko marangatu ary 1671-pe peteî aty poravopyre ohesa’ŷijo rire peteîteî ipokatu.

ooo000ooo

ORACIÓN A SAN CAYETANO
KAJETÁNO MARANGATU ÑEMBO’E
Oh!, glorioso San Cayetano
Ha!, Kajetáno Marangatu verapýgui nerenyhêva

Protector de los pobres y enfermos
Mboriahu ha hasykatúva rerekua niko nde

Proveedor de trabajo y dinero a los desposeídos
Mba’apo ha pirapire me’êha umi oguereko’ŷvape

Tu que eres bondadoso y virtuoso
Nde ha’éva tekove ipy’aporâ ha hekopotîva

A ti que eres el depositario de mi confianza
Nde ha’éva chejeroviaha

A ti elevo mi oración
Ndéve amoĝuahê ko che ñembo’emi

Para pedirte que derrames tu bendición
Ajerurévo ndéve rehekuavo haĝua ore ári nde pokatu

Que nunca me falte trabajo generador del dinero necesario para una vida digna
Eme’êmo chéve tapiaite che rembiaporâ ha upéva rupive tahupyty viru tekoporârâ

Que, en los momentos más difíciles, en mi casa siempre haya que comer
Avei, ku teko’asyve jave, ajerure ndéve che rógape akóinte oî haĝua tembi’u

Que todos gocemos de buena salud
Opavave taoreresâi

Asimismo, te pido que socorras a mis semejantes en sus necesidades
Upéicha avei, ajerure ndéve akóinte reipytyvô haĝua che rapichakuérape

Que todos logremos, mediante tu intercesión: paz, pan y trabajo
Maymáva torohupyty, nde rupive: py’aguapy, tembi’u ha mba’apo

Que así sea…
Taupéicha

(En memoria de Alberto Ignacio, nacido en el día de San CayetanoChemandu’ávo karai Alberto Ignacio-re, heñoiva’ekue Kajetáno Marangatu árape)