sábado, 14 de marzo de 2015

EL IDIOMA GUARANI ANTE LAS ACTITUDES COLONIALISTAS

EL IDIOMA GUARANI ANTE LAS ACTITUDES COLONIALISTAS
Ohai: David Galeano Olivera
       Llevamos mucho tiempo en la lucha por reivindicar al Idioma Guarani particularmente en el Paraguay y en ese largo tiempo logramos importantes avances para nuestro idioma; sin embargo, esos logros fueron muy difíciles de alcanzar, costaron sangre, sudor y lágrimas. No olvidemos que la historia del Guarani -sobre todo- en los últimos 150 años está marcada a fuego por las diferentes formas de reducción, de discriminación, de marginación y por los contínuos intentos de eliminación o muerte que sufrió y que en esencia constituyen los clásicos síntomas de las actitudes colonialistas, entendiendo que el colonialismo es una forma de dominación mediante la cual un país o sociedad mantiene bajo su poder a otro. Ohasavakuénte oikuaa mba'éichapa ymavémi -30 terâ 40 ary tapykue gotyo- ijetu'úkuri Guarani ñe'ê ñemotenonde ha ñemombarete ñane retâme. Avave guasu ndoikuaaséikuri mba'eve ichugui. Guaraníngo oikomínte, ñemiháme, okaraháre ha hembe'ýre. Oñe'êva Guaraníme ijuruky'a, itavy, chokokue ha imboriahu.

       Desde la conquista y la instalación de la colonia en lo que actualmente es el Paraguay siempre hubo una feroz puja entre el español y el Guarani. En todo momento el español en su carácter de conquistador y colonizador buscó imponer su idioma y su religión a los Guarani y por más que se produjo el mestizaje entre ambos siempre primó en el poder político la presencia del español y la tendencia a parecerse al español o al extranjero, quien -desde una postura colonialista- gua'u tenía una cultura, un idioma y una religión superior. Los Guarani nunca pasaron de ser simples salvajes, monteses e ignorantes, incluso en un primer momento ni siquiera tenían alma hasta que un piadoso rey español -bula mediante- les dotó de alma. Es fácil percibir que el mundo se mueve de acuerdo a los intereses del conquistador y, por consiguiente, colonizador. La cosa nada cambió hasta hoy ya que los indígenas siguen siendo los parias y lacras de nuestra sociedad, lo mismo que los campesinos y Guarani-hablantes; en síntesis, la actitud colonialista sigue tan campante y presenta al español como lo mejor y al Guarani como lo peor. Parte de las autoridades y de la sociedad -aquella que detenta el poder político y económico- sigue teniendo esa misma actitud o sentimiento; es decir, tienen una actitud colonialista pese a ser paraguayos y supuestos amantes del Guarani. Pe tembiguái reko niko ndoguéi ko'aĝaite peve. Oî ñande apytépe ha hapo pypuku jepéma ha upehaguére hasyetereíta ijehapo'o. Jaha jahahápe ñane retâ tuichakue javeve jajuhukuaa gueterei, jepémo imbovy hikuái, tapichakuéra omboykéva ñande reko ha omomba'eguasúva pytagua mba'e. Péicha oñehekombo'ékuri chupekuéra ha peichajey ha'ekuéra ohekombo'e iñemoñarépe ha peichahápe omombarete hikuái pe tembiguái reko.
 
       Hace 55 años, en Montevideo, Uruguay; un Congreso del Idioma Guarani definió el actual achegety, alfabeto, abecedario o sistema ortográfico del Idioma Guarani. Sin embargo, en el Paraguay, las actitudes colonialistas nunca permitieron la enseñanza del Guarani en las instituciones educativas, solamente estaba permitida la enseñanza del español pese a que casi el 100% del Paraguay era entonces Guarani-hablante. Las excepciones en ese tiempo las constituían la Facultad de Filosofía que, desde 1944, había incorporado la enseñanza del Guarani en la carrera de Letras y, por otro lado, el Colegio Nacional de la Capital que, desde 1956, introdujo la enseñanza del Guarani, luego esporádicamente otros pocos y valientes directores de instituciones, por iniciativa propia, incorporaron al Guarani como asignatura en sus instituciones. Recién en 1987 el MEC declaró obligatoria la enseñanza del Guarani en el primero, segundo y tercer cursos del ciclo básico de la educación media de entonces. Definitivamente -por obra y gracia de la Constitución Nacional de 1992, que reconoció al Guarani como idioma oficial del Paraguay, y con la implementación de la Reforma Educativa en el año 1994 que incorporó la enseñanza del idioma guarani de manera gradual y progresiva- es que el Idioma Guarani logró un mayor afianzamiento como nunca antes en su historia pero, a fuerza de sinceridad, de 1994 al 2014, apenas pasaron 20 años de la incorporación regular del Guarani al sistema educativo nacional y también ese es el corto tiempo en que formalmente se viene aplicando el achegety o alfabeto Guarani de 33 letras que representan a los 33 fonemas propios del Guarani. Convengamos que 20 años es poco tiempo para el afianzamiento de un abecedario o alfabeto. Los idiomas requieren aproximadamente 50 años para fortalecerse en la escritura. Pe achegety heñoiva'ekue Montevideo-pe ipyahu gueterei Guarani mbo'épe. Ko'áĝa ae hetamive umi mbo'ehára oñembokatupyryva'ekue upe achegety rupive ha ikatúva ombo'e hekopete ñane Avañe'ê. Ymave ndaiporiva'ekuevoi mbo'ehára oñemoaranduva'ekue Guaraníme ha ndaiporivoi avei ombo'eséva Guarani. Hasy peve, mbeguekatu mbói jo'ópe, oñembojámi umi oñemoaranduséva Guaraníme ha péina ko'áĝa ĝuarâ hetamivéma oî mbo'ehára oñemoarandupyréva ñane Avañe'ême.

       En el 2015, el ATENEO DE LENGUA Y CULTURA GUARANI cumple 30 años de creación y desde su fundación nuestra institución -más allá de tener cuestionamientos a algunos aspectos de las reglas ortográficas- puso su mejor esfuerzo, la máxima disciplina y su actitud coherente para afirmar y afianzar el uso de dicho alfabeto de 33 letras sabiendo que eso beneficiaría a mediano y largo plazo al fortalecimiento del Idioma Guarani, como idioma escrito. El ATENEO prefirió anteponer los intereses generales del Idioma Guarani dejando de lado su interés particular como institución. Sin embargo, a lo largo de ese tiempo, algunos salieron del molde y -por iniciativa propia- han hecho modificaciones a dicho alfabeto. Así, algunos -por ejemplo- eliminaron la letra ĝ con la burda excusa de que esa letra no existe en los teclados de las computadoras. Con esa actitud colonialista prefirieron degradar al Guarani antes que defenderlo o luchar para que las empresas informáticas incorporen la letra ĝ a sus teclados. Al eliminar la ĝ generaron una peligrosa situación de anarquía y confusiones entre estudiantes, padres de familia y entre los propios docentes que lejos de beneficiar al Guarani, lo perjudicaron. Hasta la propia Secretaría de Políticas Lingüísticas que no tiene autoridad sobre la lengua eliminó arbitrariamente dicha letra (la ĝ”) al estilo paraguayo, es decir, mbaretépe. A esa gente nunca le importó que la ĝ (ĝuahê, ĝuarâ, haĝua, ĝuaiĝui, áĝa) es un fonema (está probado) y que es un fonema propio del Guarani, que es un verdadero patrimonio del Guarani, que es un sello distintivo del Avañe'ê, que es una marca de identidad y que es esencialmente Guarani, al igual que la ŷ. Solemos decir que con esa clase de “amantes” el Guarani no necesita enemigos. Otros, con una desmesurada y absurda intención de incorporar innecesarios préstamos (jopara) al Guarani se han encargado de invadir el achegety con nuevos fonemas y letras no Guaraníticos tales como la “d” y la “f”. Son los que quieren imponer palabras como “persóna” en lugar de ava, tekove o yvypóra; o bien “kostúmvre” en vez de jepokuaa; o “deskánso” en lugar de pytu'u. La cuestión para ellos no pasa por cuidar de la Lengua Guarani sino más bien por invadirla, degradarla y destruirla. Con esa actitud colonialista la idea apunta a castellanizar el Guarani. Aclaramos que no somos puristas solamente somos celosos de nuestro Idioma Guarani. En ese sentido, estamos de acuerdo con prestar lo que la lengua no tiene pero también afirmamos categóricamente que el jopara desmedido e innecesario no es otra cosa que la mejor arma para matar al Guarani. Con más préstamos, más préstamos, lo único que hacen es minar al Guarani y destruirlo de manera despiadada. Pero claro, la excusa es que la gente habla así y aunque la gente hable “atravezado” eso es lo que vale, no importa que con ello muera el Guarani. Estamos seguros que ni un docente de castellano ni el MEC acepta que, como castellano, se enseñe “yo taén”, “vo lóo” o “que piko queré hina vo” por más que la gente hable así. En otras palabras, al castellano hay que cuidarlo y con el Guarani podemos hacer cualquier cosa. Es o no esa una actitud colonialista?. Ñambyasy umi mba'e vai ojapóva umi mbovymi he'íva ijehe ha'eha Guarani rayhuhára. Ha'ekuérango, ijeheguínte, are guive omoambue pe achegety, ohekýi tai ha omoinge ipyahúva ha ndohechakuaái peichahápe omonaha yvýre ñane Avañe'ême. Ojepytasorângue Guarani rayhupápe, osê tapégui ha ojahéi ñane ñe'ê teetére hetaite árama ohasa'asýva ñane retâme.
       Esa intención de seguir dañando al Guarani o en otras palabras esa actitud colonialista es la que en este momento está tratando alocadamente de modificar el alfabeto Guarani y con ello -a sabiendas o no- tumbar o perjudicar esta endeble imagen de rejuvenecimiento que tiene el Idioma Guarani. Ojalá, al final, prime la cordura y que todos, por encima de nuestros intereses personales o grupales, hagamos el firme compromiso de afianzar el alfabeto Guarani de 33 letras y que dentro de 15 o 20 años, si existiese una imperiosa necesidad, le hagamos los ajustes correspondientes pero, insistimos, este NO es aún el tiempo de los cambios. Cualquier modificación solamente traerá aparejada confusiones y el prinicipio de un caos. Queremos eso para el Idioma Guarani?. Por favor, amigas y amigos, dejemos respirar al Guarani y no nos convirtamos en su verdugo. Además, si ahora se realizan los cambios (eliminar letras e incorporar otras) quien se encargará de la re-capacitación de los docentes?. Lo hará la Academia?, o cada académico por su cuenta?, o la Secretaría de Políticas Lingüísticas? o el MEC?. Con qué dinero?, en cuánto tiempo?. El MEC cambiará todos los libros para el año próximo?, cuánto costará?, de dónde saldrá el dinero?. Lo único seguro es que el ATENEO DE LENGUA Y CULTURA GUARANI coherente desde hace 30 años con la necesidad de afianzar el alfabeto de 33 letras, NO lo hará. Lo hará el Idelguap o la UNI?. Demás está decir que los grandes idiomas del mundo lograron afianzar su escritura precisamente porque por medio siglo mantuvieron un alfabeto de manera estable y regular.Hi'âiteva'erângo ñambopukuve ñane Avañe'ê rekove ha upevarâ tekotevê ñamombareteve pe achegety 33 tai oguerekóva. Péicha péichante, akârakuguirei ñamoambuérô ñamoingejeýta javoráipe ñane retâyguápe ko'áĝa ohecharamo ha omomba'eguasúva ñane Avañe'ê. Jaipotápa upéva, chéverô ĝuarâ nahániri. Aipórô ñamba'apóna pe jaikuaávare ha upéva rupive jagueraha tenonde gotyo ñane Avañe'ême. Ŷramo oîjeýtama okaguaíva ñanderehe ha he'ijeýtava -ymaveguaréicha- “ha'ekueravoíngo noñemoîri peteî ñe'ême” ha upevakuére ñamombóta ytýpe ñane ñe'ê porâitépe.
ooo000ooo