sábado, 19 de julio de 2014

NOTA DEL 20 DE JULIO DE 1811 O LA HISTORIA OFICIAL DEL PARAGUAY INDEPENDIENTE - POR BEATRIZ GONZÁLEZ DE BOSIO

NOTA DEL 20 DE JULIO DE 1811
               El primer Documento que postula claramente la necesidad de un cambio para mejorar las condiciones tradicionales de la Provincia del Paraguay, es la nota del 20 de Julio de 1811. La misma fue enviada a la Junta Gubernativa de la Ciudad de Buenos Aires al dejar esta claramente establecida en doctrina y praxis su deseo de convertirse en la heredera legítima del Virreinato del Río de la Plata.

José Gaspar Rodríguez de Francia

               Esto conllevaba una contradicción absoluta dado que el Imperio Español seria expulsado de las Américas por oprobioso y tiránico y sin embargo sus anteriores componentes desean heredar el poder y la potestad de los gobernantes expulsados por ilegítimos. No se puede tener una herencia legítima de un gobernante ilegitimo.

                La Junta de Buenos Aires había incluso armado una expedición militar al mando de Manuel Belgrano categorizada como “auxiliadora” para la defensa de las libertades de la Provincia del Paraguay.

               Fueron muchas las cartas y proclamas que Belgrano escribió desde su Cuartel General del Pueblo de Santa Maria de la Candelaria y muchos los destinatarios de las mismas, como ser sus soldados antes de entrar en combate; al Sr. Gobernador Don Bernardo de Velasco; al Cabildo de Asunción; al Obispo del Paraguay; a los naturales de los Pueblos de las Misiones; al Comandante Thompson de las armas en las Misiones al Norte del Paraná; al Comandante de Itapúa; al Comandante frente de Candelaria Sr. Tomás Mármol; y también “a los nobles fieles y leales Paraguayos” a quienes les decía: “Vengo de representante de la excelentísima Junta provisional gubernativa, que a nombre de su majestad el Señor don Fernando VII rige las provincias del Río de la Plata, y de General en Jefe del Ejercito, que a vista de vuestros clamores, ha dispuesto para libertaros de la opresión en que os tienen y restituiros a vuestros derechos, a fin de que logréis la tranquilidad, el sosiego y goce de vuestros bienes, y todas las franquicias que muy de antemano os tenia concedidas, arrancándolos todos los impedimentos que hasta aquí os han estorbado adquirir el grado de prosperidad a que por la naturaleza y nuestras sabias leyes estáis dispuestos, pero que no han querido que obtengáis, a pesar de la buena voluntad del rey, los que han estado encargados de vuestro gobierno para haber disfrutado de vuestros sudores con sus comercios y monopolios y con las intrigas de que se han valido aun sus parientes, amigosy comensales: respirad ya y pedid lo que queráis de útil, de provechoso de benéfico a vuestra provincia y proponédmelo que para todo me hallo con facultades, pues la misma excelentísima Junta ha depositado en mi las suyas para hacer el bien, proceder con la justicia que a ella la caracteriza y castigar a los malvados a esos hombres desnaturalizados que han querido empeñaros en los desastres de una guerra civil, venid, venid a mi valerosos paraguayos que vuestra causa es la de la patria y esta solo quiere vuestra felicidad“.

                En otra misiva a los pueblos de Misiones, Belgrano les decía: “Naturales de los pueblos de Misiones: La excelentísima Junta Provisional gubernativa, que a nombre de su Majestad el Señor Don Fernando VII, rige las Provincias del Río dela Plata, me manda a restituiros vuestros derechos de libertad, propiedad y seguridad de que habéis estado privados por tantas generaciones sirviendo como esclavos a los que han tratado únicamente de enriquecerse a costa de vuestros sudores y aun de vuestra propia sangre... estoy en vuestro territorio para que se os repute como hermanos nuestros... y con cuyo motivo las compañías de vosotros que antes militaban en el ejército entre las castas, por disposición de nuestros opresores os están entre los Regimientos de patricios y arribeños... pedid lo que quisieredes... pero guardaos de faltar al respeto debido a sus justos y arreglados mandatos y de contribuir a las sugestiones de los enemigos de la patria y del rey".

              Mientras tanto los invadidos habitantes de la Provincia paraguaya consideraron esta misión de Belgrano, como una acción militar hostil y precisamente para conculcar las nacientes libertades.


ooo000ooo

             El golpe del 14 y 15 de Mayo fue el principio de la escisión de la presencia gubernativa española por la fuerza de las armas. La idea independentista sin embargo lejos estaba de la mente de los actores a excepción de quien se dice fue el redactor principal de la Nota del 20 de Julio, el Dr. José Gaspar Rodríguez de Francia, líder intelectual del movimiento.

             La nota del 20 de Julio de 1811 esboza incipientemente la disyuntiva que enfrentaba la Provincia del Paraguay respecto de su organización política futura y ya se resumía como entrar a formar parte de una CONFEDERACION sin renunciar plenamente a sus derechos o lentamente ir cultivando el camino de la autonomía. Para corroborar su acción de defensa, principio rector de una soberanía, la nota se inicia explicando las acciones militares para rechazar la expedición de Belgrano:

            “Cuando esta provincia opuso sus fuerzas a las que vinieron dirigidas de esa ciudad: No tubo (sic) ni podía tener otro objeto que su natural defensa. No es dudable que abolida o deshecha la representación del poder Supremo, recae este o queda refundido naturalmente en toda la Nación. Cada pueblo se considera entonces en cierto modo participante del atributo de la soberanía, y aún los Ministros públicos han menester su consentimiento, o libre conformidad para el ejercicio de sus facultades...” reasumiendo los Puevlos sus Dchos primitivos se hallan todos en igual casi y que igualmente corresponde a todos velar sobre su propia conservación...” “La confederación de esta provincia con las demás de nuestra América y principalmente las que comprendieron la demarcación del antiguo Virreynato, debía ser de un interés mas inmediato mas asequible y por lo mismo mas natural como de pueblos no solo de un mismo origen, sino que por enlace de particulares recíprocos intereses parecen destinados por la naturaleza misma a vivir y conservarse unidos:”.

            Este es un manifiesto a favor de la Confederación, término que hoy en día fácilmente podría ser reemplazado por el de integración regional. Luego la nota justifica las acciones en pos de una liberación del yugo hispánico anterior al que califica de ilegítimo: “Al fin las cosas de la Provincia llegaron a tal Estado que fue preciso que ella se resolviese seriamente a recobrar sus Derechos usurpados para salir de la antigua opresión en que se mantenían agarrados con sus nuevos (roto)... de un régimen sin concierto y para ponerse al mismo tiempo a cubierto del rigor de una nueva esclavitud de que se sentía amenazada.” “No fueron precisos grandes esfuerzos para conseguirlo; tres compañías de Infantería y otras de artillería, que en la noche del 14 de Mayo ultimo, ocuparon el Cuartel General y Parque de Artillería, bastaron para facilitarlo todo...”

             Elgobernador y sus adheridos, hubieron de hacer alguna oposición, con mano tímida, pero presintiendo la intención general, y viendo la firmeza y resolución de nuestras tropas, y que otras de la campaña podían venir en su auxilio, le fue preciso ceder, y al día siguiente acceder a cuanto se le exigió, luego que aquellas se presentaron en la plaza. “El principal objeto de ellas, no era otro sino allanar el paso para que la provincia, reconociendo sus derechos, libre del influjo y poderío de sus opresores, deliberase francamente el partido que juzgase conveniente. Con este fin se convocó a una Junta General, que se celebro felizmente, no solo con suficiente número de sus principales vecinos, y de todas las corporaciones independientes, mas también con asistencia y voto de los diputados de las villas y poblaciones de esta jurisdicción. En ella, se creo la presente Junta Gubernativa, que ha sido reconocida generalmente y se tomaron otras diferentes providencias que su seguridad, el conocimiento intimo, y remedio de los males que padece, y la conservación de sus derechos, han hecho necesarios e indispensables. De todas ellas y de otros incidentes que antecedieron, instruirán a V. E. Los autos de esta revolución, que la actual Junta, consiguiente al encargo de la Provincia, tiene la satisfacción de acompañar en testimonio.”

               En esencia, la nota del 20 de Julio esboza lo que podría constituirse en la historia oficial de la naciente entidad autónoma.

Beatriz González de Bosio

ooo000ooo


Leer original en la NOTA DEL 20 DE JULIO DE 1811: COMPENDIO DE DOS SIGLOS DE ASPIRACIONES, de BEATRIZ GONZÁLEZ DE BOSIO, en (http://www.corredordelasideas.org/docs/bicentenario/ix_corredor_ens...)