martes, 10 de mayo de 2011

ANAMARIA



ATENEO DE LENGUA Y CULTURA GUARANI
Maitei horyvéva opavavépe
David Galeano Olivera

ANAMARIA
Por Félix de Guarania - Publicado por el Portal Guarani
Leer también (hacer clic) en: http://dgaleanolivera.wordpress.com/anamaria/

ANAMARIÁ omboguejy iñakâ árigua ha oguapy opyty’u. Pyharevete oñembisoramóhina, oñandumavoíkuri. Ha upéi, ku jepe’a ombo’íramo. Oikutukutu chupe ha pe hambeypy ha’ete ku ojekapátava. Anichéniko oime hi’árama imemby haguâ. Ña Pulé he’iva’ekue chupe hi’arevetaha.
Jepevénte upéicha, nde’írikuri mba’eve Hosedolórepe. Ma’erâpiko oipy’apy reíta ichupe, takeko ha’e naiko’êporâikuri aveí. Mba’énipo oime nombopireporâvéiva chupe oikóvo, are guivéma. Pyhare oújepi ojahu, ho’u ho’úva ha oñeno oke. Oñe’êramo chupe, ojeahy’opykarâinteva. térâ katu oñemonge. Ndaha’evei ku ymaguaréicha oguapýmiva opita ha oñomongeta hendive. Térâ oipytyvô chupe oipovâ haguâ mandyju. Ỹro kátu, omokyrŷi ha omuña chupe okupére. Upéi oñenomi kapi’ipépe ha oipapa hikuái mbyjaita omyenyhêva ára.
Rehechápa amóva -he’ími Hosedolóre-, upéva ha’e ñane mba’e, ñande rekove ohesapéva. Jajuejaha ára, ogueva’erâ.
Sapy’ánte katu, opurahéi chupe "Emilianore". Ha ku omongeasy jave hipa chupe, ojeréva ohetû ipyti’a, ijajuraguy, inambi kupe... ¡ipy’a renyhêngue! Néine katu ojejopy hese ha oñepyrû omboguejy mbeguekatu hetére ipo...!
- ¡Nána, Hosedolóre! Chemopirîmbáko...
Ko’áĝa imandu’ávo, Anamariá ndoikuaaporâi pe oñandúvapa angapyhy térâpa temimbyasy. Amo ipy’a ruguápe osóvaicha... mba’énipo! Osapymíramo ohecha Hosedolórepe oñembosyva cha’î, oma’ê hatâ hese ha... ohóvaicha hapykuévo peteî ñu opave’ŷvare, ko’ýte michî michîvé.
Opu’âsê oñani hupytývo, hákatu mba’énipo ojehu ichupe. Ndikatui omomyi ijyva, hatâmba chugui hetyma. Ipohyi iñakâ. Osapukai ipy’aite guive ha iñe’ê nosêi ijhy’ópe. Oñeñandu ho’ávaicha, ho’avérô ho’a ha ndo’apai. Ndohechavei, noñeñanduvei. Ñaimo’â voí ku ndahetéiva ha hi’ânga mba’e ovevéva pe araíre...
Ikepeguáicha ohasa hesa renondé rupi hekovekue. Ojecha imitakuña’íramo guare, oikuaa ypy ramo guare Hosedolórepe. Iñepyrûrâ ohechámi chupe escuela rapére. Ha peteî jevy oipytyvô chupe ohasávo y no’ongue, oky guasu rire. Ha upete guive oñoha’âromi. Oguerekópe gueteri ikarape, Hosedolóre oguerahámi chupe ijapýri. Upéinte ohechajey chupe yvy rupi, ikarapépe nipo oisu’úra’e mbói ha omano. Heta ombyasy hendive, ndaha’éi ohojeytaháre yvy rupi. Ohechánte Hosedolórepe hasê ha upéva opoko ikorasôre.
Peteî árape oha’ârô Hosedolórepe haimete ka’arupytû meve. Ha ndojekuaái. Ndoúimarô osô oho ha’eño. Py’a túky túky mante anga omoirû chupe tapére. Upe pyhare ndokeiete, ko’êntema oipota oikuaa haĝua mba’épa ojehúra’e Hosedolórepe.
Upe guive ndohechavei chupe. Are riréntema oikuaa itúva omondohague chupe omba’apóvo itióndi Paraguarípe. Tuichamaháje, he’i, ha ndaipu’akavéima hese omongaru ha omonde haĝua. He’i aveí je omondoha ta’ýrape oiko porâvehaĝuame, oñakârapu’âhaĝuame, ani haĝuáme kokue raso jeýnte oiko chugui.
Ojoapykuéri ohasa ha ohasáva ára ha ko’ýte ikangy kangyve mandu’a oguerekóva hese Anamaria. Mba’ére jepepa nde’imo’âi, amo iñapytu’û ruguágui ndoje’oivaha héra ha oñeporanduvaha mamóipo oime. Sapy’ánte katuko he’ivoíva ojupe, ko’áĝa tuichapámava ha’eva’erâmo’â iñembokiha. Pero Ñandejára oikuaa ojapóva. Ha’ekuéra voí ave, ováraka’e hikuái Mbokajatýgui Sotoruguápe, isy oguerekohápe yvy pehênguemi itúva ohejava’ekue chupe. Ko’áĝa ikuñataîma ha oje’e hese iporâha.
Anamariá ojepokapokájepi, oñembesu’u ha oñeha’â ombohasa pe mba’e rasyete hembeypy ojopýva. Jepevénte upéicha, mandu’aeta ojehekuavo iñapytu’ûme ha omyangekoi ikorasô.
Peteî aretépe, pyhareve asaje, oîhina Huanapabla rógape. Ikakuaa irûngue, hembiayhu porâ upe Huanapabla. Upe árape ojerure chupe ra’e ohomi haĝua omopotî hendive óga ha ombosako’i tembi’u, oĝuahêtaguihina tren ka’arúpe ikyvy omba’apóva Paraguaýpe.
Ha péichante niko, oiko pe oñeimo’â’ŷva’erâ. Oĝuahêmí ohóvo Huanapabla kyvýndi... ¡Hosedolóre! Ohechávo oikuaa. Ikorasô voí he’i chupe ha’eha. Noimo’âinte. Kóva katu mba’etéma. Oñandu pe ikorasô osêta katuete ijurú rupi. Osêsemo’â ohorei ha upépe ojekutu, hapóva ramoguáicha. Pe tata oimo’âva’ekue oguéma ikorasôme, oñandu ojepota ha osununu huguy rapére omyendy haĝua hova.
-Péina amóko oúma hikuái -he’i Huanapabla ha osê okápe ohuvâitîvo chupekuéra.
Anamariá opytánte okême oryryi osusû, oñeha’â opáicha ipy’aguapymi haĝuâ. Oñemo’aĝui aĝuivévo hikuái ohechakuaa, umi Hosedolóre resa tatapŷicha hendyha hese. Ha’e nipo ohecha vove ichupe, ha’eichaite avei ra’e.
-¡Hosedolóre! -ha’eraê omondoro ijahy’o, ha oñandu, ndachuguíri vaicha osê pe iñe’ê.
- ¡Anamaria!
Hosedolóre ombohasa chupe ipo ha Anamaria ndoikuaái mba’éichapa oñomíta chugui pe oñandúva. ¡Anímo ra’e ohendu ikorasô ryapu!
Anamariágui omondoho imandu’a pe temirnbyasy ojokapáva hete. Ho’ajeývaicha araíre. Noñeñanduvei, ha’ete ku oveve mba’éva ha oñuvâjey, ndaijokohai, umi ymaguare pe iñakângatu. Imandu’a omendáramoguare. Mokôivéva, ha’e ha Hosedolóre, oñokuâre karai Hue renondépe. Upéi tupaópe. Uperiremínte hógapema. Pe ogami Hosedolóre ojapova’ekue mokôivépe ĝuarâ. Upépe oikove haĝua oñondive vy’a ha vy’a’ŷme, iporâ aja ha ivaí jave. Upépe okakuaa haĝua imembykuéra ha upépe ho’a haĝua omano, oĝuahêmarô ára upéicha haĝua.
Anamaria ndoikuaaporâi mba’épa ojehu ichupe. ¡Oimeva’erâ pipo hapicha kuña ohasáva ko ha’e ohasa, oñandu ko ha’e oñandúva. Ndaipóriko hasy’ŷva chupe ha oñandu peteî hakuvo’asýva osyry pe hetymáre. Osapukái ha ijahy’ópe jeýnte opa iñe’ê.
¡Ha, Hosedolóre! Hi’âintente piko chupe oîmi ijypýpe, hendive, toipichymi chupe hye, tojopymi chupe iñakâ, tombyakumi chupe ipy, tojokomi chupe ikorasô perere, kavaju ra’ýcha opopóva ipyti’a ryepýpe.
Ogueru rire jey ipytu -ha’e ndoikuaái are rirépa- ha oipe’a hesa, jepeve ojesaka chupe kuarahy, Hosedolórepe raêvete ohecha. Ojeka ijuru ári pukavy ohechukávo ichupe ijyva arigua. Ha vy’águi, tesaý omyaky hova; ohupapóvo ipopytépe imembymi, oúva ramo jepe kapi’ipépe, oipe’a peteî tape ipy ha iporâva hekovekuérape ĝuarâ.
De: EL CRISTO DE COLLAR Y OTROS CUENTOS. Edición bilingüe (Asunción: Centro Editorial Paraguayo S. R. L., 1997)

ANAMARIA
ANAMARIA puso en el suelo aquello que traía sobre la cabeza y se sentó a descansar. De mañana temprano, cuando picaba en el mortero el maíz, ya lo había sentido. Y después, cuando estaba partiendo leña. Eran punzadas dolorosas y sentía como si la ingle se le partía. Pensó que no podía ser que haya llegado el día en que debía parir. Ña Pulé le había dicho que iba a tardar todavía.
Con todo, no le dijo nada a Josedolores. Para qué lo va a preocupar de balde, y eso que él también no amaneció bien. Le pareció extraño que hacía un tiempo andaba malhumorado. De noche, apenas llega se baña, come lo que hay y se acuesta a dormir. Cuando intentaba entablar conversación, él sólo se aclaraba la garganta y no decía nada; a veces se daba cuenta de que se hacía el dormido. Ya no era como antes, cuando se sentaba a fumar y a conversar con ella. O le ayudaba a hilar algodón. O a veces le saltaba al cuello, le daba cosquillas y corría detrás de ella alrededor de la casa. Cansados se acostaban en el pasto y se ponían a contar las estrellas que llenaban el cielo.
-¿Ves aquélla? -decía Josedolores-. Esa es la nuestra, la que alumbra nuestras vidas. El día que nos dejemos, se apagará...
Otras veces, Josedolores le cantaba algún "emilianoré", de aquellos que llegan al alma. Y cuando la veía dormitar como extasiada, se apretaba a ella y la besaba en el pecho, en el cuello, detrás de la oreja y entonces era cuando empezaba a acariciar su cuerpo, bajando las manos poco a poco... - ¡Uy, Josedolores! -decía ella despertando de su ensoñación-. ¡Me da todo piel de gallina...!
Ahora, al recordar, Anamaríano sabía bien si sentía felicidad o pena. Sentía que algo se rompía en el fondo de sí. Cuando cerraba los ojos veía a Josedolores con el ceño fruncido, mirándola duramente y... caminaba hacia atrás cada vez más lejos, empequeñeciéndose.
Procura levantarse para correr tras él, pero... ¡qué le pasa! No puede mover los brazos, se le paralizan las piernas, la cabeza se le pone pesada. Grita desde el fondo de sí, pero la voz no llega a la garganta. Era como si cayese en un hondo abismo. Caía y caía sin terminar de caer. Como si no tuviera cuerpo y su alma volara entre las nubes.
Como si soñara, desfilaron en su mente los hechos de su vida. Se vio cuando todavía era una niña y cuando conoció a Josedolores. Al comienzo lo veía por el camino de la escuela. Y una vez le ayudó a pasar un charco dejado por la lluvia. Desde aquella vez se esperaban para ir juntos. Cuando todavía Josedolores tenía su karapé, su caballito, la llevaba en ancas. Luego, un día, lo vio de nuevo venir a pie; al karapé le había mordido una víbora y se murió. Se sintió muy dolorida por eso, no porque ya no iba a venir a la escuela en ancas del caballo de Josedolores, sino porque lo vio llorar, y eso le tocó el corazón.
Un día esperó a Josedolores donde siempre, casi hasta el anochecer. Ni siquiera fue a la escuela. Y no vino. Entonces volvió a su casa sola. ¡Cómo le latía el corazón todo el camino! Esa noche no durmió nada, quería estirar como un hilo de pandorga el amanecer para saber qué le había pasado a Josedolores.
Desde esa vez ya no lo vio. Sólo al cabo de mucho tiempo supo que su padre lo había mandado a Paraguarí a trabajar con su tío. El padre dijo que ya era grande y ya no podía seguir dándole de comer y de vestir. Dijo también que le mandaba a su hijo donde iba a vivir mejor, donde iba a progresar, adonde no se iba a convertir en gusano de la chacra no más otra vez, como él.
Pasaron los días, uno tras otro y poco a poco fue borrándose de su mente el recuerdo de Josedolores. Aunque sentía, por cierto, en el fondo de su alma, pálidamente, las letras de su nombre, y se preguntaba dónde estaría. Algunas veces hasta se decía a sí misma, que ahora que ya estaba grande, él hubiera sido su novio. Pero, Dios sabe lo que hace. Ella misma, con sus padres, se había mudado de Mbokajaty a Sotorugua, donde la madre tenía un poco de tierra heredada de su padre. En verdad, estaba hecha una señorita y se decía que era muy bonita.
Anamaría, echada en el suelo, se torcía y se mordía los labios por el dolor que sentía en la ingle. Con todo, los recuerdos bullían en su mente e inquietaban el corazón.
Un día feriado, a la media mañana, estaba en la casa de su amiga Juana Pabla. Habían crecido juntas. Y esa mañana le había pedido que fuera con ella a limpiar la casa y preparar la comida, porque en el tren de la tarde iba a llegar su hermano que trabaja en Asunción.
Y por ahí ocurre lo inesperado. Fue llegando con el hermano de Juana Pabla... ¡Josedolores! Lo reconoció al instante de verlo. Su corazón le dijo que era él. Sólo que no lo creía. ¡Qué cosa! Sentía como si el corazón iba a salírsele por la boca. Su deseo era salir corriendo a cualquier parte, pero ahí estaba como si hubiera echado raíces. El fuego que había creído apagado en su corazón, subió con su sangre y encendió su rostro.
- ¡Allá vienen, allá vienen! -dijo Juana Pabla gritando y salió a recibirlos.
Anamaría quedó en la puerta temblando, procuró por todos los medios calmarse un poco. Cuando se acercaron, se dio cuenta que los ojos de Josedolores estaban clavados en ella. El también al verla, quedó como ella.
- ¡Josedolores! -rompió su garganta y el eco de su voz le pareció extraño, desconocido, como si no hubiera sido ella quien gritara.
- ¡Anamaría!
Josedolores le pasó la mano y ella no supo qué hacer, se esforzaba porque Josedolores no se diera cuenta de lo que sentía. ¡Que no escuche, por Dios, las palpitaciones que enloquecían su corazón!
Rompióse la sucesión de imágenes que ocupaban su mente y de nuevo el dolor torció su cuerpo. De nuevo cayó en el abismo de la inconsciencia. Flotaba. Y otra vez retazos de la historia de su vida volvieron a pasar velozmente por su memoria. Recordó su casamiento. Ambos, ella y Josedolores, tomados de la mano frente al Juez. Después en la iglesia. Luego no más ya en su casa, ésa que Josedolores levantó con sus propias manos para los dos, para vivir juntos en la alegría y en la pena, en los tiempos buenos y en los tiempos malos; para que nacieran sus hijos y para que llegado el momento dieran su alma a Dios.
Anamaría no comprende muy bien lo que le pasa. ¡Habrá otra mujer que pase lo que ella pasa, que sienta lo que ella estaba sintiendo! Le abrasaba un gran dolor y de repente sintió que algo caliente y viscoso corría entre sus piernas. Quiso gritar, pero el grito quedó detenido en la garganta. ¡Ah, Josedolores! Cómo quisiera que estuviese con ella en este momento, que le toque la barriga, que le acaricie la cabeza, que le caliente con sus manos los pies y que detenga ese alocado golpeteo que abruma su corazón, como el galope de un potro joven.
Cuando volvió en sí y abrió los ojos, lo primero que vio fue a Josedolores. Una amplia sonrisa, como aurora de primavera, iluminó su boca, mostrándole lo que tenía en brazos. Y ella lloró de alegría al acunar en la palma de sus manos a su pequeño hijo que aunque haya caído en el pasto al acceder a la vida, abrió un camino nuevo, hermoso, a sus existencias.
De: EL CRISTO DE COLLAR Y OTROS CUENTOS. Edición bilingüe (Asunción: Centro Editorial Paraguayo S. R. L., 1997)