jueves, 27 de septiembre de 2012

MARGARITA ESCOBAR DE MOREL PRESENTÓ LIBRO SOBRE EDUCACIÓN

MARGARITA ESCOBAR DE MOREL PRESENTÓ LIBRO SOBRE EDUCACIÓN

       El jueves 27 de setiembre de 2012, a las 19 horas, se realizó la presentación del libro “SOBRE EDUCACIÓN, LAS PERSONAS, LOS PROCESOS, LA GESTIÓN… Y MAS” de la PROF.MG. MARGARITA ESCOBAR DE MOREL (http://cv.conacyt.gov.py/postulados/571028.pdf). La ceremonia tuvo lugar en la Facultad Politénica de la Universidad Nacional de Asunción (http://www.pol.una.py/) y contó con la presencia del Decano de dicha unidad académica, el Prof.MS. Abel Bernal Castillo; como también, de los miembros del Consejo Directivo de dicha Facultad, Docentes, Egresados, Estudiantes, invitados especiales y familiares de la autora. La presentación se hizo en el marco de la ETyC 2012 (http://www.pol.una.py/etyc/index.html).


       Mbo’ehára Margarita Escobar de Morel niko are guivéma ojesareko tekombo’ére ha upeichahápe ohaíma heta mba’e ha avei ohendukáma hemiandu tekombo’e rehegua heta atýpe, ñane retâ ha ambue tetâme. Ko arandukápe jajuhukua opaichagua marandu ñanepytyvôkuaáva ñane rembiapópe ha omohesakâva heta mba’e heta jey hypy’ûva térâ nañaikûmbyporâiva.

David Galeano Olivera, Margarita Escobar de Morel y Abel Bernal, Decano de la Facultad Politénica UNA

       La presentación del libro “SOBRE EDUCACIÓN, LAS PERSONAS, LOS PROCESOS, LA GESTIÓN… Y MAS” estuvo a cargo de David Galeano Olivera, Profesor Titular de la Universidad Nacional de Asunción. A continuación, la Prof.Mg. Margarita Escobar de Morel hizo referencia a los aspectos más destacados de su obra y, finalmente, el Prof.MS. Abel Bernal Castillo, Decano de la Facultad Politécnica UNA, se refirió al contenido del libro y sobre todo destacó la dilatada y profícua trayectoria de la Prof.Mg. Margarita Escobar de Morel dentro de la Universidad Nacional de Asunción y especialmente en la Facultad Politécnica, donde ella desempeño varios cargos relevantes y lideró diversos proyectos de gran valor para la institución. Seguidamente, se procedió a la entrega -a modo de obsequió- de los ejemplares del libro a los representantes de las facultades de la UNA y de otras instituciones académicas. Los interesados pueden descargar gratuitamente el libro, en esta dirección (http://www.pol.una.py/SOBRE%20EDUCACION.PDF). El acto concluyó con un brindis ofrecido a los asistentes.

Parte de la concurrencia

Rafael Ruíz, Víctor Martínez, Margarita Escobar de Morel, Javier Alcides Galeano, Víctor Hugo Galeano, Rubén Morel Solaeche y Sabina Núñez

Margarita junta a sus hermanos: Marta y Gustavo
       Rome’ê ore jehechakuaa ha ore vy’apavê Mbo’ehára Margarita Escobar de Morel onohêre ko aranduka porâite ikatuhápe jajuhu opaichagua marandu tekombo’e ha mbo’ehaovusukuéra rehegua.
ooo000ooo

PRÓLOGO DEL LIBRO SOBRE EDUCACIÓN, LAS PERSONAS, LOS PROCESOS, LA GESTIÓN… y MÁS”
Por: David Galeano Olivera

                SOBRE EDUCACIÓN, LAS PERSONAS, LOS PROCESOS, LA GESTIÓN… y MÁS” se titula esta magistral obra de nuestra destacada colega y amiga, Prof.Mg. Margarita Escobar de Morel; quien analiza, describe y construye valiosas e interesantes propuestas en relación a temas de candente actualidad y que afectan a la educación, principalmente a la  educación universitaria paraguaya.
                Sabido es que la problemática universitaria de nuestro país ha sido abordada por unos pocos especialistas a los cuales -con esta publicación- se suma Margarita aportando un documento de gran valor político y pedagógico, suma de varios de su cosecha personal, que puede convertirse en el detonador válido, actual y útil para la reflexión y la toma de decisiones por parte de quienes administran la educación superior de nuestro país.
                Sobre el punto vale la pena señalar que el Paraguay -que recientemente cumplió sus doscientos jóvenes años- se incorporó al ámbito de la educación superior, universitaria, en el año 1889, con la creación de la Universidad Nacional de Asunción a partir de su primera unidad académica, la Escuela de Derecho, hoy Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, a la cual se sumaron todas las facultades, institutos y carreras que hoy conforman la Universidad Nacional de Asunción, la pionera, la más antigua institución de educación terciaria en el Paraguay.
                70 años después se creó, en el año 1961, la Universidad Católica “Ntra Sra de la Asunción” y a principios de la década de 1990 se fundaron en forma constante y sucesiva otras varias universidades e institutos de educación superior, públicos y privados, totalizando en la actualidad 52 universidades y 38 institutos de educación superior, creados por ley de la nación.
                Pese a ello, en 200 años de vida independiente, nuestro país -cuya población ronda los 6.500.000 habitantes- ni siquiera alcanzó el 10% de universitarios; es decir, ciudadanos titulados o en vías de titulación. Es más, y más triste aún que -sin el maquillaje- casi el 40% de la actual población del país sigue siendo analfabeta, resaltando que nadie deja de ser analfabeto por el simple hecho de haber aprendido a escribir y leer su nombre.
                La base de la educación universitaria constituida por la educación escolar básica y la educación media, sigue en crisis ya que el propio Ministerio de Educación reconoció públicamente el fracaso de la reforma educativa iniciada en el año 1994 y cuya pertinencia y eficiencia debían justipreciarse de manera plena en el año 2020; sin embargo, la marcha de la señalada reforma y los acontecimientos vinculados a ella, ya permitieron concluir anticipadamente la ineficiencia del proceso iniciado, al punto que el MEC resolvió empezar una contrarreforma de la reforma.
                 Recientemente, el Ministerio de Educación y Cultura (MEC) informó que del 100% de matriculados en la educación escolar básica o primaria solamente el 49% logró concluir dicho nivel; en tanto que, apenas el 30% de aquel porcentaje inicial logró concluir la educación media regularmente 12 años después. Conviene acotar que esta referencia estadística no hace juicio de valor acerca de la calidad de la educación recibida por parte de los niños y jóvenes afectados a dicho proceso, solamente refiere a la cantidad de alumnos que lograron finalizar el primer y segundo niveles de la educación.
                  Es triste ver la inequidad que reina en los dos primeros niveles del sistema educativo paraguayo (educación escolar básica y media) y que se manifiesta cotidianamente en el quehacer educativo, ya sea que se trate de problemas metodológicos (de enseñanza-aprendizaje, de evaluación, etc), de infraestructura edilicia (construcciones endebles, carencia de laboratorios, salas de informática, etc), de la precariedad bibliográfica, de los numerosos plurigrados que aún existen, de la inaccesibilidad vial, del bilingüismo, de la baja calidad en la formación docente o del entorno familiar semi-analfabeto o analfabeto; a los cuales se asocian problemas sociales (bajos o escasos recursos económicos de las familias, y la migración rural-urbana e internacional en busca de mejores condiciones de vida), así como los que se refieren a la degradación ambiental y de la salud (contaminación, uso masivo de productos tóxicos en la producción agropecuaria e industrial, anquilostomiasis, carencia de yodo, caries, etc) que a no dudarlo tienen una incidencia directa en las dos figuras centrales de la educación: docentes y estudiantes. En contraposición podemos decir que existen en menor cantidad entidades educativas, usualmente en los grandes centros urbanos (Asunción, Ciudad del Este, Encarnación, Villarrica, Pedro Juan Caballero, Pilar, Concepción, San Estanislao, Coronel Oviedo y algunos otros más) que se salvan de estar incluidos en este reino de las inequidades.
                    En este análisis de la realidad socio-cultural del país tampoco podemos perder de vista que el Paraguay a lo largo de toda su vida tuvo un gobierno unitario, centralizado, asunceno, que solamente permitió el desarrollo educativo superior preferentemente en la capital y sus alrededores. Hace apenas dos décadas que la educación superior empezó a descentralizarse a lo largo y a lo ancho de la República permitiendo el acceso de más personas a este nivel de la educación.
                    Vale la pena decir que este contexto no es de origen reciente sino que tiene ya una larga data y por otra parte tampoco es un patriomonio paraguayo sino que también se manifiesta en otros países de la región. La instalación y vigencia de esta “cultura de la pobreza” incidió negativa y directamente en la generación de la necesaria masa crítica, en la libertad de pensamiento y en la libre expresión, bases fundamentales de la cultura científica y tecnológica, que -en los países más avanzados- cooperaron notablemente en el desarrollo humano y socio-económico. A no dudarlo, los sucesivos gobiernos a partir de la caída de la Dictadura en el año 1989 procuraron -unos más y otros menos- mejorar la situación de la educación paraguaya pero varios de esos intentos resultaron infructuosos. Entre las causas de esos intentos malogrados se mencionan factores internos y también externos vinculados con los grandes espacios de poder y dominación que se dan en el mundo y que devienen de los grandes intereses geopolíticos.
                Actualmente debemos reconocer que existe una variada oferta universitaria. En un último informe de la Dirección General de Educación Superior MEC, se mencionan más de 1600 carreras; sin embargo, tanto en las instituciones terciarias públicas como privadas podemos observar a un numeroso grupo inicial de ingresantes pero de los cuales solamente egresarán regularmente un 20 ó 30%. Por el camino habrá “contusos y heridos” que abandonarán la carrera elegida por razones principalmente económicas, y otros que quedarán retenidos en cursos inferiores por varios años debido a tremendos problemas de interpretación habitualmente relacionados con la escasa formación recibida en los niveles anteriores y que dejan al descubierto la precaria capacidad de los estudiantes en materia de comprensión, aplicación, análisis, síntesis o juicio crítico.
                En este complicado escenario emerge la obra SOBRE EDUCACIÓN, LAS PERSONAS, LOS PROCESOS, LA GESTIÓN… y MÁS”, de la mano de su mentora y autora: Prof.Mg. Margarita Escobar de Morel, avezada especialista, quien pone bajo la lupa varias cuestiones que atañen a la educación y particularmente a la educación universitaria paraguaya. A ese efecto se introduce -en el primer capítulo- al mundo de la Antropología Pedagógica y efectúa un minucioso y esencial análisis sobre la concepción de la libertad, entendida como el factor básico para el desarrollo pleno de la persona y de todos los procesos relacionados al logro de su perfeccionamiento y felicidad. Cabe destacar que en dicha materia ella se aggiorna a la definición de la libertad promovida por los filósofos y educadores “existencialistas”. A continuación desarrolla otros cuatro capítulos (las personas como actores educativos; los procesos y la gestión; historia y, por último, legislación universitaria). En dichos capítulos va desgranando con habilidad y solvencia asuntos relativos al estudiante universitario, el aprendizaje a lo largo de la vida, el liderazgo y el desarrollo, los docentes y los procesos de evaluación y acreditación, el egresado universitario y su aporte. La formación profesional en Ciencias de la Información, la investigación y la extensión, la gobernabilidad educativa y la participación ciudadana, la información y la sociedad del conocimiento, la función docente integrada a la investigación y la extensión. La enseñanza normal en el Paraguay. En el último capítulo presenta un interesantísimo análisis comparativo en materia de legislación universitaria.
                  Finalmente, en la conclusión de su obra y coincidiendo con Tejerina, Margarita Escobar de Morel sentencia “que la universidad, para dar respuesta a los retos que le plantea la nueva sociedad, debe disponer de un marco jurídico que ordene, estimule y oriente su actividad para alcanzar un sistema universitario más competitivo y útil a la sociedad, fundamentado en el logro de cuotas cada vez más altas de calidad y excelencia en todas sus actividades, de exigencia y rigor, de compromiso con el desarrollo cultural, económico y social de su entorno y de integración en la sociedad del conocimiento” y seguidamente enumera puntualmente los beneficios que trae y traerá aparejado un proceso de dicha envergadura.
                Creo que todos debemos pensar como lo hace Margarita Escobar de Morel si es que verdaderamente deseamos mejores días para nuestra educación. Como docentes y como constructores de la sociedad debemos, como ella, sustentar nuestras metas, fines, objetivos y propósitos en la esperanza, el optimismo y la voluntad de renovación; armarnos de coraje y elegir las estrategias adecuadas para acometer esta gran tarea a la cual todos estamos convocados y a la cual no podemos ni debemos negarnos, siempre y cuando en nuestra mente y en nuestro corazón anide el ferviente deseo de lograr una sociedad mejor y más humana, basamentada en la libertad, el conocimiento y de ser posible la sabiduría; la felicidad, el bienestar, la democracia, la solidaridad, el progreso y la paz.
                Pero también debemos convenir que Margarita Escobar de Morel no llega a estas circunstancias por una simple razón fortuita. Ella sabe, como mujer de ciencia, que todo efecto tiene una causa. Y en su caso, ella es el producto del estudio, del esfuerzo, de la perseverancia y del sacrificio, testimoniados -sin lugar a dudas- en su frondoso currículum vitae. Ella es Licenciada en Bibliotecología por la Universidad Nacional de Asunción egresada en el año 1982; es Magíster en Ciencias de la Educación por la Universidad Tecnológica Intercontinental (2005); también Magister en Educación Superior por la Universidad Católica Nuestra Señora de la Asunción (2006). Asimismo, es Especialista en Metodología de la Investigación Aplicada (1999), y Especialista en Gerencia y Desarrollo Social (2006), en ambos casos, por la Universidad Nacional de Asunción. Por otra parte, conviene destacar que se desempeñó como Bibliotecóloga en la Secretaría Técnica de Planificación de la Presidencia de la República; en el Centro de Promoción de las Exportaciones del Ministerio de Industria y Comercio y en la Biblioteca Central de la Universidad Nacional de Asunción. En la Facultad Politécnica, de la cual es orgullosa egresada, fue Coordinadora Académica de la Carrera de Bibliotecología; Coordinadora de la División de Extensión Universitaria; Directora Académica; Directora del Departamento de Evaluación y Calidad Institucional;  Directora Interina de la Radio Educativa 87.9 Aranduka; y Directora del Departamento de Bienestar Institucional. Además, tiene publicados libros, artículos científicos y de divulgación en revistas y periódicos nacionales e internacionales; y fue ponente en eventos profesionales a nivel nacional e internacional.
                Con tamaño currículum vitae era de esperar una obra como la que hoy tiene a bien presentarnos. Creo que calificativos como: cerebral, dinámica, proactiva, ingeniosa-creativa, inquieta, revolucionaria, optimista, alegre, amable, solidaria son apenas unos pocos, entre otros, que logran aproximarnos a la personalidad de Margarita Escobar de Morel. Creo que todos y particularmente yo, sentimos una sana envidia de la brillante trayectoria personal y profesional de este extraordinario ser humano que logró ganarse el afecto y el reconocimiento de quienes conformamos su entorno.
                 Como docente universitario y como apasionado analista de las cuestiones universitarias que soy, debo confesar mi inocultable admiración a esta obra y a su autora, señalando que lo propuesto por Margarita no se inscribe en el campo de la interminable utopía sino que, muy por el contrario, es absolutamente factible y su concreción depende y dependerá de la voluntad política, de las agallas, de la vocación progresista y sobre todo del genuino patriotismo de la clase dirigente de nuestro país. En ese sentido, podemos afirmar que lentamente se está instalando un grupo dirigencial que apuesta seriamente a la calidad y a la excelencia de la educación superior paraguaya, entendiéndola como la tabla de salvación de nuestro querido y sufrido país y también como forjadora de una necesaria e impostergable sociedad del conocimiento; sustentada en un plan nacional de investigaciones que promueva la producción científica y tecnológica. Definitivamente, está llegando el tiempo en que la universidad y sus ciudadanos empiezan a convertirse en agentes protagonistas de los grandes procesos de mejoramiento socio-cultural y del tan anhelado desarrollo sostenido de nuestro país.
                   Al dar la bienvenida a esta obra de la Prof.Mg. Margarita Escobar de Morel y al tiempo de felicitarla por tan valiosa producción, me permito recordar a todos que la mejor herramienta que tiene el Paraguay para salir de la postergación es la educación y principalmente la educación universitaria; y que la educación es esencialmente sinónimo de conocimiento e información. Actualmente, una gran parte del mundo más avanzado hizo suya la premisa: quien tiene la información tiene el poder; y, por otro lado, debemos entender que la libertad se sustenta en el conocimiento. Libre es aquel que sabe y más libre es cuanto más sabe.
                   Muy apreciada Margarita: éxitos e infinitas gracias por permitirme reflexionar inspirado en el valioso contenido de tu obra SOBRE EDUCACIÓN, LAS PERSONAS, LOS PROCESOS, LA GESTIÓN… y MÁS”.