jueves, 14 de julio de 2016

AMANDÁU: LA LEYENDA

AMANDÁU: LA LEYENDA
Ohai: David Galeano Olivera
En la gran selva americana
Amérika ka'aguy guasúpe
Hace muchos, muchos años
Yma, ymaite
Vivió un inquieto niño llamado Ama
Oikoraka'e peteî mitâ'i akâhatâ hérava Ama
Pequeño, delgado, algo feo y que sudaba mucho
Michîmi, ipiru, ivainunga ha hy'ái hetáva
Amandáu - Granizo
Debido a eso, sus amigos se burlaban de Ama
Upévare, iñangirûmimi oñembohoryjepi Amáre
Y le llamaban Ta'y, o le decían che ra'y o bien Amata'y
Ha ohero hikuái chupe Ta'y, ŷrô he'i chupe che ra'y, térâ Amata'y
Que con el tiempo se convirtió Amata'y en Amandáu
Heta ára ohasa rire Amata'y ojeherókuri Amandáu
Ama andaba por los espesos montes
Ama oikomi ka'aguy hovy'ûvare
Y perseguía a aquellos amigos que se burlaban de él
Ha omuñájepi umi iñangirû hese oñembohorývape
Disparándoles con piedras
Ojapi chupekuéra itápe
Y cuando andaba por el campo abierto
Ha oiko jave ñu guasúre katu
También las becasinas se burlaban de él
Avei umi jakavere oñembohory hese
Y también a ellas Ama les disparaba con las piedras
Ha avei umívape Ama ojapími itápe
Un día Ama murió y su alma se desprendió
Peteî ára Ama omano ha hi'ánga ojehekýi
Y fue a la Tierra Sin Mal
Ha ohoraka'e Yvy Marâ'ŷme
Allí Dios le convirtió en Amandáu.
Upépe Ñande Ru ojapo chugui Amandáu.
Sus amigos y las becasinas se enteraron de eso
Iñangirûmimi ha umi jakavere oikuaákuri upe mba'e
Y, como de costumbre, continuaron burlándose de él
Ha, jepiveguáicha, oñembohoryjey hese
Es por eso que, de cuando en cuando,
Upévare niko, sapy'apy'a,
Amandáu, furioso, se tira
Amandáu, pochyvaíre, ojeity
Sobre quienes de él se burlan.
Umi hese oñembohorýva ári.
Esa es la pequeña historia del Amandáu
Upévango hína Amandáu rembiasakue mbykymi
Como me la relató mi madre
Che sy omombe'uhaguéicha chéve
 

ooo000ooo