martes, 17 de febrero de 2015

MBYJA MOMBE'UPY - LA LEYENDA DE LAS ESTRELLAS

MBYJA MOMBE'UPY – LA LEYENDA DE LAS ESTRELLAS
Ohai: David Galeano Olivera
       Esta leyenda me la contó mi padre (+). Ko mombe'upy ohendukákuri chéve che ru (+).
       Así como en la tierra los seres humanos le damos un gran valor a las madres, que son las que nos trajeron al mundo y nos cuidan y aman por toda la vida, también en el cielo ocurre lo mismo y del mismo modo -en la tierra y en el cielo- todos sentimos un mayor afecto por nuestras madres lo que no significa que releguemos a nuestros padres. Ko yvy ape ári maymáva ñamomba'eguasuháicha ñande sýpe, ñandererúva ko yvy apére ha oñangarekóva ñanderehe ha ñanderayhúva ñande rekove opa peve avei peichaite ojehu yvágape ha mokôive hendápe -yvy ape ári ha yvágape- maymáva jahayhuvevoínte ñande sýpe nde'iséiva ñamboykeha ñande rúpe.

Cecilio Romero

       Dicen que en cielo el sol es el gran padre y la luna la madre y como tal en toda la eternidad parió a numerosísimos hijos e hijas, que son las estrellas cuyo nombre en Guarani es mbyja. En el principio ya se decía que las estrellas eran los hijos e hijas de la luna, lo que en Guarani equivalía a decir “jasy memby”. Oje'e amo yvágape kuarahy ha'eha ñande ru guasu ha jasýkatu ha'eha ñande sy ha upeichahápejeko ymaite guive imemby heta, kuimba'e ha kuña ha umíva hína umi jaheróva mbyja. Ára oñepyrû guive oje'évajepi mbyja ha'eha jasy memby.
       Pasaron muchos años y los hijos e hijas de la luna se pusieron de acuerdo y alteraron el orden de las palabras para crear una sola que siempre los relacionaría con su madre y fue así que empezaron a decir “memby jasy” hasta que finalmente, de tanto repetir y repetir, de memby quedó “mby” y de jasy “ja” quedando la palabra “mbyja” que nadie -nunca más- pudo separar. Mbyja hasta el fín de los días significará estrella; es decir, los hijos e hijas de la lunaOhasa rire hetaiterei ary umi ñemoñare kuimba'e ha kuñáva jeko oñemoîkuri hikuái peteî ñe'ême omoambue haĝua umi ñe'ê je'e ha omoheñói haĝua peteî ñe'ênte tapiaite ombojoajútava chupekuéra isýre ha upéicha jeko oñepyrûkuri he'i ha he'i ha he'i “memby jasy” upéi oñemombykyvéva ha amo ipahápemembýgui opyta “mby” ha jasýgui opyta “ja” ha mokôive ombojoapývo opytákuri “mbyja” mavavéva -araka'eve- ndaikatumo'âvéiva omboja'o. Mbyja niko arapaha peve he'i ha he'iséta jasy memby.

       Dicen que al fallecer un ser humano en la tierra su alma pasa a convertirse en una estrella que ilumina y brilla en el cielo y por consiguiente se convierte en un hijo o hija más de la luna. Ndaje ojeheýivo peteî yvypóra hi'ângagui oiko peteî mbyja ohesapéva ha omimbíva yvágape ha upeichahápe oiko ichugui jasy memby.
ooo000ooo

(Dedicado a CECILIO ROMERO, Tekoha Ruvicha, Mbya Guarani, quien falleció el 16 de febrero de 2015 – Ko mombe'upy aikuave'ê CECILIO ROMERO-pe, Tekoha Ruvicha, Mbya Guarani ojehekyiva'ekue ára 16 jasykôi ary 2015-pe)
ooo000ooo
Leer CECILIO ROMERO, TEKOHA RUVICHA, EN EL ATENEO, en (http://cafehistoria.ning.com/profiles/blogs/visita-mbya-guarani-en-...)
ooo000ooo