sábado, 2 de octubre de 2010

UN SENADOR QUE NO QUIERE QUE LE OBLIGUEN A HABLAR GUARANI



UN SENADOR QUE NO QUIERE QUE LE OBLIGUEN A HABLAR GUARANI
Leer el mensaje con imagen (hacer clic) en: http://cafehistoria.ning.com/profiles/blogs/un-senador-que-no-quiere-que

La actual Constitución Nacional promulgada en 1992, establece que los idiomas oficiales del Paraguay son el Guarani y el castellano, y que la ley reglamentará su uso. Pasaron 18 años hasta el pasado 23 de setiembre de 2010, cuando el Senado trató la mencionada ley reglamentaria del Art. 140 de la Constitución Nacional; y -de entre todos los parlamentarios presentes- uno solo, se opuso ridícula y obstinadamente a la aprobación de la Ley de Lenguas.
Hace unos días, cuando resolví escribir algo sobre ese triste hecho, llegó a mi el siguiente material (hacer clic en el enlace): http://www.youtube.com/ayvuguarani#p/a/u/0/VHRHKP8M610
Allí, ese senador que no quiere saber nada del Guarani, “aclaró” que no tiene nada en contra del Guarani, y también dijo gua’u que le gusta el Guarani; pero pidió que no le obliguen a hablar Guarani.
El dijo que el proyecto de Ley de Lenguas se parece a una víbora. Dijo que el proyecto es malísimo, que es increíblemente malo; y que es algo que no sirve absolutamente para nada.
Dijo que el proyecto es un verdadero adefesio; que es una barbaridad.
Que ese proyecto de Ley es de cumplimiento imposible.
En otra parte dijo que los políticos llevan a la gente a su corral y también dijo que los productos paraguayos no tienen ninguna importancia.
Asimismo, reconoció que es un legionario.
Por último, mocionó y pidió “con el corazón” que el proyecto vaya de nuevo a Comisión o sino que se rechace.
Pregunto yo: con esta clase de “amante”, el Guarani necesita de algún enemigo?.
Y pensar que está ocupando la banca en nombre de todos los paraguayos que en un 87% hablan y entienden el Guarani.
Necedad, delirio y mentira. Todos saben que el proyecto de Ley de Lenguas fue analizado y aprobado unánimemente en dos audiencias públicas realizadas en la mismísima Sala Bicameral del Congreso, con la participación de ciudadanos de todo el país (en la primera participaron más de 250 personas y, en la segunda, casi 400). Por otra parte, la Ley de Lenguas reglamentará lo atinente a todas las lenguas habladas en el Paraguay; por consiguiente, intentar vincular esta ley únicamente al Guarani, demuestra una supina ignorancia. Demás está decir que la Ley de Lenguas no obligará a nadie a hablar Guarani. (Para ver el texto de la Ley de Lenguas hacer clic en: http://guaraniuna.googlegroups.com/web/LeyDeLenguas23-09-2010.doc?gda=vch6Uk8AAADG4HaZc8eeAVaq_YJwSX0juQfT8IFP8K-TqwWQphAe-kvIF_a2B7go4CPS7Gs0yKYG5M5pcD2LUdU9Ev_a2nnhWtCxs9dCd8x2ETztNd2L5g&gsc=NtzTBQsAAADK-iGm_-3OC7bqp5yD3hxc)
Cabe destacar que el Proyecto de Ley de Lenguas fue elaborado por especialistas (lingüistas, antropólogos, sociólogos, pedagógos, periodistas, políticos, parlamentarios, ect) reunidos en el Taller de la Sociedad Civil. Es también producto del consenso logrado en varios foros realizados en las distintas capitales departamentales del Paraguay. Además, cuenta con el parecer favorable de la Comisión Nacional de Bilingüísmo, del MEC y de reconocidos especialistas internacionales. Igualmente, cuenta con el apoyo de la Presidencia y la Vicepresidencia de la República, del Poder Judicial, del Ministerio de Educación, de la Secretaría Nacional de Cultura, de la Conferencia Episcopal Paraguaya, etc.
Luego de lo expuesto, llegué a la conclusión que no vale la pena “darle pelota” a ese incoherente representante del pueblo, pues hacerlo sería dar demasiada e inmerecida importancia a las expresiones poco felices e intrascendentes del mencionado; que dicho sea de paso, en esa sesión, “cayó por su propio peso”, pues a la hora de la votación fue el único que votó por su moción; los demás, votaron consecuentemente honrando el clamor popular.
Que pena que tengamos esta clase de “representante del pueblo”…
David Galeano Olivera